jueves, 24 de diciembre de 2009

Navidad al estilo Dr. Phyloel.




Debo confesar que esto de las navidades, vividas con mucha intensidad, fuerza, alegría, paz y todos esos elementos que le adornan, es algo relativamente nuevo para mí. Es decir, desde hace poco tiempo que las navidades para mí pueden considerarse como una época que disfrute mucho.

Cuando era niño, recuerdo muy bien que esperaba con ansias la navidad, ya que era la época en la que yo tenía que hacer la Carta al Niño Dios. Adornar la casa de navidad era una idea bien interesante para nosotros (me refiero a mí y a mis hermanos), ya que se acercaba la época de “pedir”, la época donde “los deseos se cumplen”. A medida que fui creciendo, las cosas se fueron apagando y la alegría de la navidad se iba convirtiendo en pereza, con mis hermanos nos daba pereza vestir la casa de navidad, incluso hasta nos rifábamos la oportunidad de evitar tan tediosa tarea.

Pasó mucho tiempo así. Luego, empecé mi relación de pareja con mi actual esposa y su familia es supremamente navideña. Debo confesar que en los primeros años de nuestra relación, yo detestaba la idea de tener que ir a su casa a armar navidad (teniendo en cuenta que en casa de su familia los adornos eran más de cuatro veces los que existían en mi casa). Recuerdo bien que hacía lo posible para buscar planes alternativos para evadir la colaboración en la casa de mis suegros.

Las repetidas navidades junto con mi pareja y mi familia, poco a poco fueron imprimiendo elementos que me agradan de las navidades, y poco a poco me he ido volviendo más navideño. Pero hubo dos elementos interesantes, que recapitulé de mi época de la niñez que han impreso gran fuerza a la cuestión navideña y han hecho que esta época, poco a poco se convierta en una de las más importantes del año para mí.

Como leíste más arriba, esta era una época en la que esperaba con ansias el momento de “pedir” y el momento en el que “los sueños se hacen realidad”. Bueno, ese fue el primer elemento de la navidad que ha hecho que empiece a sentir especial cariño por esta época.

Desde que escribo en Proyecto Héroes de la Seducción (claro está, la combinación de los dos blogs), desde sus primeros posts, el deseo ha sido un elemento poderosísimo. Recuerdo usar frases como: “el deseo no es algo que debemos dejar solamente para finales de año o para las navidades, o para soplar la velita de cumpleaños”. Bueno, aún lo sostengo, sin embargo, me gustaría explicar por qué los deseos son tan efectivos en esa época.

¿Será acaso que el poder divino recae sobre las intenciones de los creyentes? ¿Será que la posición de los planetas aumenta las probabilidades de que los deseos se cumplan? Bueno, frente a estas dos cuestiones, no tengo elementos para contestar contundentemente así que dejémoslo en El campo del misterio.

La razón por la que los deseos son más efectivos en este día es una razón emocional. A esta razón emocional le llamamos Fe. La fe es un fenómeno psicológico que me gusta definir como LA CONFIANZA INDESTRUCTIBLE EN ALGO O ALGUIEN. Mirémoslo con un ejemplo: cuando un niño hace la famosa carta al Niño Dios, crea una sensación emocional de felicidad y tranquilidad pues tiene 100% de confianza de que recibirá al menos uno de los regalos que ha escrito en su carta. Esta fe acepta condiciones, cosas como, “si me porto bien, me traerán lo que pida” o “el niño Dios no trae regalos de 100.000 pesos en adelante”, etc.

Toda creencia tiene condiciones como la fe, y toda creencia tiene la capacidad de hacer que las cosas pasen. Miremos esto en detalle:

Un hombre que tiene la firme creencia de que, y me permitiré usar las palabras tal cual: “la vida es una mierda” básicamente, tiene FE en que la vida es y será una mierda SIEMPRE. Esto genera una interesante cuestión: una profecía de autocumplimiento en la que las personas generan se comportan de acuerdo a su creencia y terminar por ser coherentes frente a esa creencia. Si eres una persona que cree firmemente en que las relaciones extramatrimoniales son pecado, son políticamente incorrectas, te comportarás acorde a ello, así mismo, si crees que la vida es una mierda, tu comportamiento será coherente con tu creencia: serás una persona que no busca oportunidades te darás cuenta únicamente de lo malo que tienen las personas, serán un experto detectando fallas, etc.

¿Qué relación tiene esto con los deseos y la navidad? Bueno, si deseas con tal Fe (no importa si es religiosa o no) las probabilidades de que se realicen tus deseos aumentará. Los deseos en navidad suelen realizarse porque estamos en una época en la que creemos con más facilidad, porque estamos en una época en la que se nos está permitido desear, es una época de fe.

Déjame contarte otro ejemplo de cómo la fe, en tanto que creencia indestructible en algo o alguien, puede ejercer in interesante poder y hace que las cosas pasen:

El día en que me comprometí con mi esposa decidimos que nos casaríamos el 20 de junio de 2009. Nuestro estado emocional frente a este respecto era un estado emocional supremamente poderoso, teníamos le creencia indestructible de que ese día nos casaríamos, nada pasaría para que no pasará. En el momento en que decidimos casarnos no teníamos el dinero para pagar la boda, no teníamos dónde vivir, no teníamos claro cómo íbamos a organizarnos, pero, teníamos algo claro: que nos casaríamos el 20 de junio de 2009 y que no había nada que lo pudiese evitar, no nos pusimos excusas, no pusimos obstáculos provenientes de otros lugares o personas, etc. Decidimos y luego creímos. Las probabilidades de que se realizará nuestro deseo aumentaron gracias a nuestro estado emocional y permitió que nuestras acciones se enfocaran 100% hacia el objetivo.

Resumamos, la fe es una creencia con tres componentes importantes: la decisión, el estado emocional y el enfoque. Los tres elementos se relacionan el uno con el otro y no son pasos, se dan al tiempo. Así que, ten en cuenta ese elemento para cuando desees.

Este era el primer elemento por medio del cual las navidades empezaron a tener un renovado interés para mí. Ahora bien, el siguiente elemento que ha hecho que mis navidades sean excepcionales, es que encontré otra característica que se repita con frecuencia en las personas en esta época: EL AGRADECIMIENTO.

Sentirse agradecido, genera una interesante conjunción entre la fe y el estado emocional necesario para hacer que las cosas pasen. Hace poco, estaba viendo videos de crecimiento personal, y escuché una frase que se me quedó grabada, no recuerdo de quién, espero que el autor me perdone por omitirlo; la frase decía: NO PUEDES ESTAR DESDICHADO Y AGRADECIDO AL MISMO TIEMPO. En esta época en la cual todos nos sentimos agradecidos, es difícil que nos sintamos mal, en esta época en donde nos sentimos agradecidos, es más fácil que se cumplan nuestros deseos. Cuando nos sentimos agradecimos estamos en un interesante estado emocional que nos eleva a una utilización de recursos más poderosa.

Un dato curioso. Mi esposa es médica y trabaja en una clínica de hospitalización y cuidado crítico. Curiosamente, en ésta época, el hospital tiene menos movimiento que de costumbre y, en el mes de enero, de pronto, el servicio se llena y el trabajo es más fuerte para el personal del hospital. No han hecho un estudio al respecto, pero me atrevo a afirmar que es el estado emocional de las personas lo que hace que puedan sentirse mejor en términos de salud y sus dolencias sean más tolerables (claro, guardadas las proporciones).

Así que, piensen lo siguiente: en ésta época en la que la Fe y el Agradecimiento están a la orden del día, tu sistema emocional estará en un estado OPTIMO de utilización de recursos, es el momento para desear, para escribir planes y para empezar a configurar una personalidad atractiva ¿no has pensado en cómo todo el mundo en navidad se trata bien, cómo todo el mundo en esta época se ve bien, incluso se ve atractiva?

La navidad, ahora, no es solamente un asunto de festejo y de felicidad o regalos, es ahora ADEMÁS un PUNTO DE PARTIDA en el que estás en un estado de recursos muy poderoso.


FELIZ NAVIDAD queridos Héroes de la Seducción.

2 comentarios:

L' Homme qui rit dijo...

Totalmente de acuerdo, Es fantástico poder lograr ese estado de fé y felicidadd durante todo el año y el resto de nuestras vidas!}
Felices Fiestas!

HAKEN dijo...

Ooo wow muy interesante pienso que nadie había analizado esto de esa manera, y siempre me intriga como todo es a partir de las emociones y lo que uno desea, en la seducción creo que es muy interesante aprovechar estos estados para acercarse a la persona que nos atrea, bueno pues es todo y feliz año nuevo ja!