martes, 28 de diciembre de 2010

LA SEDUTSIÓN SIN RODEOS, SIN HISTORIAS, SIN TÉCNICAS, SIMPLEMENTE SEDUTSIÓN SIN LÍMITES.



Mucho se ha dicho sobre lo que la seducción trae a nuestras vidas. Se ha hablado de lenguaje no verbal, de lenguaje encriptado, de metáforas, de escaladas kinéticas, de negas, de dominancias cerebrales, de emociones… Todo eso está muy bien, pero tenemos que aprender de nuestros ancestros, de las generaciones anteriores, las que seducían por medio de tradicionales estrategias que hoy han sido relegadas al olvido.

En lo referente al lenguaje no verbal.

La clave del lenguaje no verbal está en la mirada… no le quites la mirada de encima, a la otra persona le encanta que le mires intensamente a los ojos, como si fueses un loco que está abrumado con la presencia del otro. Mujeres, miren directamente la zona pélvica de los hombres, a ellos les gusta que su “masculinidad” sea observada con deseo; y hombres, contrario a lo que dice la literatura en todos lados, si una mujer tiene escote, deléitate con él, si tiene una cadena haz comentarios como “huy, mami, qué bonita te queda la cadenita” o “Huy quien fuera ese Cristo para estar en esa pasión”… Recuerda, la creatividad es clave en la seducción.

Otra gran clave para los hombres es que ocasionalmente se toquen o se rasquen sus “partes nobles”, esto hará que la masculinidad resalte y llame la atención, a pesar de lo que todas ellas digan. Para las mujeres es importante que hagan uso de prendas que hagan contraste con la ropa interior, por ejemplo, una blusa blanca vaporosita con ropa interior de un color oscuro o vivo, ya sea, negro, rojo, morado y similares. Mujeres, mójense los labios con frecuencia y de vez en cuando muérdanse la parte inferior de los labios.

Hombres, no duden en sacarse la comida de los dientes con las uñas o hacer ruidos al comer, esto saca una faceta salvaje, al estilo de Brad Pitt en sus películas cuando come y habla con la boca llena ¡La misma cosa! Si tienes un palillo a la mano, no dudes en usarlo ni un minuto, este es la clave para dar un aspecto estilo Anibal Smith, el duro de los magníficos. Tampoco dudes en señalar a la mujer con el dedo como si tu mano sea una pistola y decirle cosas como “hola, como estoy” y emitir un pequeño chasquido con la boca… tchic… esto hará que ella deje escapar una pequeña risita traviesa y luego te diga: “oye eres una boleta” o “eres poco delicado”.

El uso del lenguaje

Como sabes, las palabras son claves, son la esencia de la comunicación, por eso hay que escogerlas con cuidado. Como te dije hace un año, usa las palabras mami o papi para crear cercanía con la presa, víctima u objetivo que llaman. No dudes en silbar o usar partes de canciones cuando hablas con alguien o le quieres halagar, puedes decirle a tu chico “ese hombre es mío, mío, míoooo” haciendo gala del mejor repertorio de Paulina Rubio. O le puedes decir a tu chica cosas como ayer “estabas tan bonita, tan sensual…” como el gran comienzo del rey de la ranchera Vicente Fernández.

También te daré algunas opciones para abrir conversaciones:

En el bus puedes decir: “hola, creo que me pasé de mi paradero, ¿me podrías dar posada en tu habitación para poderme devolver mañana?”
Mi preferida: “¿Laboras o te educas?” (si, si, sé que también la recomendé el año pasado).
“Hola, ya nos conocemos, ayer soñé con mi media naranja y, adivina qué, eras tú”
O en el paradero del bus: “hola, déjame invitarte este viaje para que sepas que te puedo llevar a donde quieras”.
Etc… usa tu creatividad.

A las mujeres, tengan en cuenta que un acento sexy (pronunciado sessy) es clave. Habla en voz bajita y con muchos diminutivos, usando frases como: “hola papi, estas muy sessy hoy”, “huy ese bluyín esta muy sessual”. Cosas por el estilo. Trata de que las “S” se demoren más al hablar y que la “X” pueda usarse como “ts” y que la “PT” suene como una “CT”, así la palabra “captar” suene “cactar”, eso le dará un aire exótico o mejor etsotico.

Hombres, no duden, de vez en cuando, dejar salir una que otra grosería, ya que eso proyecta un aire de salvajismo y control que a las mujeres les encanta.

Para finalizar, les dejo una lista muy útil de piropos y halagos para que los usen al abrir sus conversaciones en la calle, en el parque, en la tienda, en el bus, etc…

Huy, si así como camina cocina me le como hasta la pega. (no olvidar el “huy” al comienzo por favor). Este que acabamos de leer es de los mismos creadores de “huy, si así lo bate me le tomo el chocolate”.
Huy chico, no me gusta que te vayas per me gusta verte irte.
Huy, si así es de blanco y negro como será a colores (indispensable que el sujeto está vestido de blanco y negro)
Huy, si así es de-morado como será rapidito (indispensable que el sujeto o sujeta, estén vestidos de morado)
Huy cómo le metieron las rayas ¿Te ayudo a sacarlas? (indispensable que el sujeto o sujeta, esté vestido de rayas; este piropo acepta la variación de cuadros)
Huy, miss universo vestida de civil.

Bueno, este post es uno de las más útiles que he escrito, ya que POR MOTIVO DEL DÍA DE LOS INOCENTES te quería jugar una broma y, al mismo tiempo, hemos creado juntos un clima emocional positivo y divertido.

Un saludo a todos y PÁSENLA POR INOCENTES.


Recuerda, si estás comprometido con tu crecimiento personal, cuentas conmigo.


viernes, 24 de diciembre de 2010

Síndrome de Navidad y Año Nuevo. La psicopatología de las fechas especiales y la vía para superarlas. EL GRAN RETO PARA EL 2011. EL AGRADECIMIENTO.



Hoy, me encuentro acá, sentado en mi habitación con mi laptop sobre las piernas pensando sobre qué escribir para esta navidad. No le he puesto título a este post y tengo varias ideas rondando en mi cabeza, pero nada concreto; revisé los anteriores post sobre navidades y final de año y veo algunos temas sobre los cuales profundizar. En este instante decido algo: quiero que revises el post del año anterior y te des cuenta de dos elementos interesantes: el deseo y el agradecimiento. Dos poderosos elementos de estas fechas que generan un clima emocional 100% positivo. Quizá, más tarde en este post de espontánea creación, volveremos sobre esos dos elementos pero antes…


Para los que no saben, mi hermana mayor es una excelente psicóloga educativa y catedrática, llena de experiencia (mucho mayor a la mía) y un carisma impresionante con las personas. De hecho, ella es una de las razones por las que decidí hacerme psicólogo, siempre ha sido mi modelo a seguir en muchos elementos personales y profesionales; una de las grandes maestras de mi vida. Precisamente ayer conversaba con ella y discutíamos sobre la existencia o no de un Síndrome de Navidad y Año Nuevo, una especie de trastorno psicológico que se dispara en estas fechas y genera síntomas como mal genio, algo de depresión, irritabilidad y una piza de necesidad de aislarse y reflexionar.


Particularmente en esta navidad he escuchado estas frases de algunos clientes y conocidos:

· La navidad es una época como deprimente ¿no?

· Siempre estas fechas me ponen como triste.

· ¡No me gustan estas épocas, son como jartas, con mucho estrés mucha cosa!


Evidentemente no todas las personas dicen estas frases en esta época. Ahora, es momento de una confesión: hace unos años yo era una de esas personas, me ponía irritable, de mal genio en estas fechas y me daban pereza las reuniones, juzgaba a todos por sus decisiones e, incluso, por sus regalos. Era realmente un Grinch. Pero, al mismo tiempo, había una contradicción y era que esperaba regalos y daba regalos a otros y, al mismo tiempo – y esta es la parte interesante – iba a la casa de mis suegros a ayudarles con el tema navideño y empecé a disfrutarlo realmente. Mi Grinch interior fue desapareciendo y mi actitud frente a la navidad cambió. ¿Qué pasó?


La respuesta: el clima emocional. Si, si, si, lo sé… ¡Qué insistencia la de Phyloel con sus climas emocionales! Bueno, notarás por qué le doy tanta importancia.


Por alguna extraña razón, las personas que son afectadas por este síndrome, tienen una característica (que las tiene casi el 70% de la población mundial): son detectores de fallas. Bueno, en realidad, más del 70% de la población está programada para detectar fallas, de hecho, todos somos tenemos ese programa, sólo que alrededor del 70% hace un uso mayor de este rasgo. Este rasgo se dispara con más fuerza en cualquier fecha especial: navidades, año nuevo, cumpleaños, bautizos, matrimonios, etc. De hecho, solo basta con que llenes es espacio en blanco: “Síndrome de _____________” y pones la festividad que quieras.


Creo que a este fenómeno podríamos llamarlo psicopatología de las fechas especiales. Si eres una de esas personas, quiero decirte que no te sientas mal por ello, no sientas mal genio por tener mal genio, pues es algo normal. La detección de fallas es un rasgo que todos los seres humanos usamos todo el tiempo: para conducir y evitar los huecos, para detectar los potenciales peligros y muchas cosas más. Sin embargo, a veces lo usamos en cosas que no valen la pena. Cuando la exageración en la detección de fallas se junta con nuestras expectativas es cuando la patología aparece. Piénsalo bien…


La mayoría de las personas cuando estamos en una fecha especial, esperamos muchas cosas, un regalo específico, una llamada específica, que alguien venga a felicitarnos, etc. Todos sabemos lo que pasa cuando nuestras expectativas no se cumplen: aparece la frustración. Alguna vez recibí un newsletter del sitio web oficial de Jim Rohn, con un mensaje de él dando algunos consejos para pasar unas excelentes navidades y uno de los tips era: modera tus expectativas; y luego mostró una de sus grandes frases, una de sus grandes enseñanzas: convierte la frustración en fascinación.


Siempre digo esa frase con mucho entusiasmo, le digo a mis clientes y a mis conocidos: “Hey, convierte la frustración en fascinación” y ellos me contestan: “¿Y cómo diablos hacemos eso?”. Debo ser sincero, al comienzo no sabía que responderles, simplemente repetía ejemplos como: “es como cuando vas en el tráfico atascado, no debes sentirte frustrado, sino fascinado de la cantidad de autos que hay y de cómo hay que aprender a planificar esas cosas”. Bueno, no digo que el ejemplo no sirviera, pero fue este año cuando aprendí una cosa con bastante fuerza, incluso más fuerte de lo que lo sabía el año pasado. EL PODER DE SENTIRTE AGRADECIDO.


No hay nada más poderoso que ello para hacer de tus fechas especiales realmente especiales. Vamos con los ejemplos ¿Estás en un atolladero de autos? Si no tuvieses auto no podrías estar en ese atolladero. ¿La persona de la tienda no envuelve bien los regalos que has comprado y te molestas? Si no hubieses podido comprar los regalos no necesitarías alguien que los envolviera. ¿Es difícil decidir en qué lugar pasar esta fecha porque hay muchas opciones y eso te incomoda? ¿Es difícil decidir qué regalarle a alguien y te tienes que tomar más tiempo del que tenías planeado para comprarlo? ¿Vas de vacaciones y de pronto el avión está un poco retrasado? Todas y cada una de estas preguntas pueden ser respondidas por medio de esas cosas que has detectado por las cuales te sientes agradecid@. ¿Si ves? ¿Te das cuenta? ¿Alcanzas a sentirlo? ¿Alcanzas a escucharlo en tu mente? Esa es la fascinación, es fascinante darte cuenta de qué siempre, SIEMPRE HAY UNA RAZÓN PARA SENTIRSE AGRADECIDO.


La técnica para superar el síndrome de la navidad y el año nuevo es disminuir la detección de fallas y bajar las expectativas y, simplemente, disfrutar cada cosa que te pasa. ¿Difícil? Sí, es muy difícil, es muy complicado disfrutar un trancón, o un personaje en una tienda que envuelve mal los regalos, o la indecisión para comprar regalos. Es difícil, pero ES POSIBLE, con entrenamiento.


Por eso, para esta navidad y este fin de año, no te voy a pedir que planees todo, o escribas tus metas en cada campo de acción, nada de ello. Lo único que te pediré es un solo objetivo para el 2011. SIENTETE AGRADECIDO CON MÁS FRECUENCIA.


Algunos resultados garantizados como fruto del agradecimiento:

  1. El clima emocional de tu vida será siempre positivo.
  2. Los demás sentirás “Hey, algo bueno pasa con esta persona”.
  3. Aumentarás la probabilidad de éxito en todo los que te propongas, ya que la ansiedad de una posible frustración desaparecerá.
  4. Te convertirás en una persona supremamente atractiva al mantener climas emocionales positivos todo el tiempo.
  5. Poco a poco desparecerán la ansiedad, el mal genio y las frustraciones permanentes.


En conclusión, las fechas especiales son simplemente la excusa que tenemos los detectores de fallas para darles real importancia, para justificarlas con frases como “no me gusta que las cosas salgan mal en estas fechas, me gusta que todo salga perfecto”. Si te sientes agradecido porque pudiste comprar tus regalos, porque tienes varias opciones para pasar navidad, porque tienes un auto para meterte en un atolladero y porque puedes estar sentado en tu PC o tu teléfono móvil leyendo algo que puede ayudarte a superar tu síndrome de navidad y año nuevo, entonces, ahí sí TODO ESTÁ SALIENDO A LA PERFECCIÓN.


FELIZ NAVIDAD 2010 Y PROSPERO AÑO 2011 LES DESEA DR. PHYLOEL. ACEPTA EL RETO DEL AGRADECIMIENTO Y RECUERDA…


SI ESTÁS COMPROMETIDO CON TU CRECIMIENTO PERSONAL; CUENTAS CONMIGO.

_____________________________________


PD: Dedico este post a todos mis clientes, pacientes, compañeros de trabajo, a mis familiares, a mis grandes amigos, a todos ustedes que lo están leyendo, a mi hermosa esposa y especialmente a mi hermanita, quién tuvo la idea de crear el Síndrome de la Navidad y el Año Nuevo para luego darnos cuenta en una deliciosa e instrospectiva conversación de que no existe tal cosa. FELIZ NAVIDAD Y FELIZ AÑO.

lunes, 29 de noviembre de 2010

Dr. Phyloel´s Flashbacks. EL PODER DE LA PERSUASIÓN (VI) La gente prefiere aquello de lo que menos puede obtener


Dr. Ayer conocí a una persona bastante particular. Me hizo sentir que nunca iba a poder conocer a alguien igual, que las cosas que había vivido no las había vivido nadie más, además, me contó que todo lo que había compartido conmigo no lo sabían muchas personas, en realidad, sí noté que era una persona muy reservada y que era casi un privilegio conocer todo lo que pude conocer. ¡Quedé con un alto sentimiento de curiosidad, me encantaría volver a ver esa persona! ¿Por qué me pasa esto?

Esta fue una de las dudas que salió en una sesión de coaching en las últimas semanas. El Principio de Escasez es uno de los principios de persuasión mejor conocidos en la literatura de ventas, de publicidad y, sobre todo, en el arte de la seducción. Estudio tras estudio, según Robert B. Cialdini, se ha demostrado que Las Cosas Y Las Oportunidades Son Más Valiosas En Tanto Son Menos Disponibles.

Al analizar detenidamente la consulta del cliente saltan a la vista tres frases que explican perfectamente los elementos de este principio que, personalmente, es uno de mis preferidos.

Componente de Escasez

“Me hizo sentir que nunca iba a poder conocer a alguien igual”

Cuando las personas sienten que existe poco sobre algo en particular, tienden a valorarlo más. Es por eso que personas con habilidades que pocos tienen, tienden a ser más persuasivos, por eso también les damos tanto valor a los expertos y estamos dispuestos a pagar grandes sumas de dinero por tener contacto con ellos. Recuerdo que hace un tiempo conocí a un psicólogo que se especializó en el manejo de las relaciones entre los seres humanos y sus mascotas, se volvió un experto en explicar a las personas cómo hacer para persuadir a sus mascotas, mostrándoles los distintos principios del comportamiento animal y así lograr que sus mascotas no dieran problemas en casa. Mi amigo se daba el lujo de cobrar grandes sumas de dinero por lo que hacía, ya que era la única persona en su ciudad, incluso en su país, que prestaba este particular servicio. Las Cosas Y Las Oportunidades Son Más Valiosas En Tanto Son Menos Disponibles.

Componente de Exclusividad.

“Me contó que todo lo que había compartido conmigo no lo sabían muchas personas, en realidad, sí noté que era una persona muy reservada y que era casi un privilegio conocer todo lo que pude conocer”

¿Cómo se siente una persona cuando es escogida por una cadena de almacenes por ser el cliente un millón? Se siente feliz, agradecida y algo poderosa. O, cuando se está teniendo una conversación interesante con otra persona y ésta dice: “esto se lo he dicho a pocas personas, pero te lo contaré a ti porque me inspiraste confianza”, inmediatamente se alcanza a sentir como si fuera Neo, “The Chosen One” de Matrix. Cuando te dicen que tienes información exclusiva sobre algo o alguien te sentirás atraído hacia esa situación o esa persona inmediatamente. Muchas compañías basan la inscripción de usuarios usando el componente de la exclusividad, te dicen, “inscríbete ahora y podrás obtener un descuento que nuestros usuarios gratis no tienen”. Siempre nos gusta tener exclusividad frente a nuestras cosas o personas, por eso los diseñadores y modistas que trabajan bajo demanda se dan el lujo de cobrar grandes sumas de dinero al elaborar trajes a la medida y gusto exclusivo de sus clientes. Las personas se sienten felices de ser escogidas para asumir privilegios.

Componente Emocional.

“¡Quedé con un alto sentimiento de curiosidad, me encantaría volver a ver esa persona!”

Todos estos procesos de persuasión tienen un alto contenido emocional, de hecho, la habilidad que tengas para disparar diferentes emociones en las personas con las que conversas, es la base de tu poder de persuasión. En este caso, la emoción más fuerte implicada en el principio de escasez es la curiosidad. Si disparas la curiosidad de una persona a través de pequeños montos de información, tendrás su atención por un largo tiempo. Por ejemplo cuando te digo que en esta serie de los principios de persuasión habrá más post, automáticamente pensamos ¿qué seguirá después? La mente tiene una tendencia innata a completar la información, así que, al recibir información incompleta el cerebro seguirá, por un tiempo, con la tarea de que la información se complete. Un ejemplo claro de ello es que se nos quedan “pegadas” aquellas canciones que no nos sabemos completas o que nos quedamos pensando en lo que aún no está terminado al momento de acostarnos. Pequeñas porciones de información disparan la curiosidad de los demás.

Algunos tips para usar este principio.

Nunca cuentes todo de ti en una primera cita o en una entrevista de trabajo. En una cita no es bueno contar todo, simplemente habla mucho de cosas en general y pocas cosas sobre ti, por ejemplo, da tus puntos de vista sobre puntos generales cotidianos, pero nunca digas: “mira que cuando yo era pequeño me paso que…”. Si quieres usar tus anécdotas, cuéntalas como su fueran de otra persona y si insisten en saber de ti, simplemente contesta lo que te preguntan. En las entrevistas de trabajo haz lo mismo, sólo responde lo que te pregunten. He tenido oportunidad de hacer entrevistas y siempre es un indicador de desventaja el hecho de que las personas contesten más de lo que se les pregunta. ¡Y pasa muy seguido! A veces los nervios nos ganan y nos hacen hablar más de la cuenta, eso explica las famosas y equivocaciones de las reinas de belleza que son objeto de burla por los medios.

Instala un sentimiento de privilegio en el otro. Para esto, sólo basta con usar el lenguaje y decir cosas como: “Mira, lo que te quiero contar hoy lo saben pocas personas, resulta que…”. Para que sea más genuino, escoge una pequeña anécdota de tu vida, medianamente vergonzosa que puedas contar sin que te traiga consecuencias negativas, quizá cuando tus compañeros de colegio te bajaron los pantalones en frente de un bus repleto de las niñas del colegio de al lado, o cuando una persona de tu mismo sexo te abordó en la calle pensando que eras homosexual. Los seres humanos somos adictos a la información clasificada, amantes de lo prohibido y siempre nos halaga cuando alguien necesita que le guardemos un secreto.

Para terminar, hay algo muy importante para tener en cuenta acerca de todos y cada uno de los principios de persuasión: casi todos los entendemos, los conocemos e incluso algunos los manejamos, pero paradójicamente, casi nunca detectamos cuando son usados en nosotros, es decir, cuando somos influenciados por ellos rara vez nos damos por enterados. La razón de ello es que todos los principios de persuasión hacen parte de nuestra mente intuitiva, es decir, respondemos automáticamente a ellos y, si hacemos un examen juicioso del asunto, hay uno o dos de estos principios que hemos ido usando durante casi nuestra vida de manera inconsciente. Los principios de persuasión no son técnicas en sí, simplemente son principios psicológicos universales de nuestro funcionamiento mental, por ello al conocerlos los manejamos mejor. En el manejo y aprovechamiento de los principios psicológicos propios y de otros es donde reside el poder de la persuasión. Y, adivina qué, muy pocas personas tienen acceso a esta información, a pesar de ser pública. En este momento, siéntete privilegiado por ello.

En el siguiente post, más persuasión… y más persuasión…

domingo, 31 de octubre de 2010

Dr. Phyloel´s Flashbacks. El Poder de la Persuasión (V) El Principio de Autoridad


Seguramente confías más en lo que yo escribo por el hecho de ser psicólogo y filósofo, de saber que he escrito un poco más de 70 artículos y por oír que colaboro en varios programas de radio de mi país. Quizá el hecho de que yo te cuente que he leído esto y lo otro y que he tenido experiencia clínica con pacientes de todos los tipos: esquizofrénicos, depresivos, ansiosos, normales, niños, adolescentes, parejas, familias e incluso bebés, te dé tranquilidad para leerme y la seguridad de que aplicarás los ejercicios y las técnicas que te propongo con resultados.

Así es, siempre confías más en los expertos, en la experiencia de otros o, a veces simplemente basta con que alguien importante (algún político, celebridad o jefe) haga algo para que los demás decidan hacerlo ¡Aún recuerdo a Michael J. Fox, cuando era la estrella de Volver al Futuro en los comerciales de PEPSI! Las ventas de PEPSI en los años ochenta casi superaban las de Coca-Cola por esta estrategia. ¿La razón? El principio de autoridad.

Otra gran forma en la que vemos el uso del principio de autoridad es a través de los expertos en términos científicos. Por ejemplo, los comerciales de televisión de productos para la salud siempre tienen una modelo disfrazada de odontóloga que dice que sus pacientes y sus hijos tienen un aliento paradisiaco y unos dientes inmaculadamente seductores gracias a cierto tipo de crema dental que ella recomienda desde su “experiencia profesional”. ¡Así es! La autoridad convence y no está mal, al contrario ES OBVIO QUE CONFÍES EN LA AUTORIDAD.

Seguramente estás pensando que este post está diseñado para que no te dejes estafar como lo han hecho hasta ahora creando ilusiones de autoridad en la publicidad. ¡Estás en lo cierto! Úsalo para eso, para que no te metan los dedos en la boca todo el tiempo y también para que escojas bien las autoridades que van a guiar tus decisiones. No es lo mismo creer en un médico de Harvard que creer en un sobandero de tercera para hacer un tratamiento de una enfermedad. ¡Cuidado, el sobandero usa el principio de autoridad para atraer a sus clientes!

Pero hay otro uso de este post: aprender a persuadir a las personas usando el principio de autoridad. Existen dos maneras de usar el principio de autoridad: la primera y más efectiva es hacer uso de aquellas cosas que te hacen a ti una autoridad en algo, sea lo que sea; y la otra manera es usar la autoridad de terceros, el uso de lo que otras autoridades han dicho acerca de un producto o de una situación para convencer. Cada una de las vías tiene que aprovechar dos tipos de autoridad, la autoridad de la experiencia y la autoridad del conocimiento (si están juntas ¡Mejor!).

Autoridad propia. Si quieres persuadir a alguien de hacer algo o de comprar algo: ¡Hazlo o úsalo antes de intentar persuadir a alguien de que lo haga! Por eso es más difícil vender casas a multimillonarios que vender ropa de marca a personas de bajos recursos. Si no lo has vivido no esperes que la gente te crea con facilidad, lo más probable es que te digan: “puff ni siquiera sabes de lo que estás hablando” Es la autoridad de la experiencia. El otro tipo de autoridad es la autoridad del conocimiento: la sociedad occidental la ha puesto en un pedestal a aquellos que han obtenido títulos universitarios o aquellos que han sido “mejor educados”. Ahora, vives en occidente y tienes que aprovechar ese principio. Si quieres persuadir a alguien de hacer algo o comprar un producto adquiere conocimiento sobre el producto, quizá no hayas tenido la experiencia de vivir en una casa de un millón de dólares, pero sí conoces las especificaciones arquitectónicas, las ventajas de la entrada de la luz, las bondades de la zona en dónde está ubicada, etc. Y eso, te da autoridad.

Autoridad de terceros. Usa una cita de un autor de prestigio en la introducción de tu próximo trabajo para la universidad o en la próxima presentación que hagas en la empresa en la que trabajas, también puedes decir que fuiste alumno de alguien prestigioso en la materia y comentar alguna enseñanza que te dio. Usa la autoridad otros e instala una asociación entre esa autoridad y tu persona. Puede ser a través de pequeñas mentiras o, mejor que eso, simplemente a través de historias o anécdotas propias en las que refieres como algún experto en la materia te contó los beneficios que obtuvo haciendo eso que quieres incitar a hacer. No obstante, recuerda que la autoridad por experiencia de terceros también es importante. Usa frases que lleven a los otros a pensar en alguien que ha tenido una experiencia específica relacionada con tu objetivo de persuasión, por ejemplo: “Un psicólogo que ha trabajado mucho con deportistas me contó que aquellos que habían vivido un proceso de coaching en inteligencia emocional mejoraron su rendimiento en 60%... por eso te recomiendo que empieces ese coaching que ofrece Dr. Phyloel”.

Te voy a ayudar a que construyas un repertorio de frases y los acomodes a las situaciones de tu vida cotidiana, a través de una estructura crea frases para tus ventas, para hablar con tu jefe, para seducir a esa mujer que antes no te ponía atención… ¡Tu escoges!. La fórmula es la siguiente:

Relata la experiencia y/o el conocimiento que te proporciona la autoridad. Recuerda que puede ser propia o de terceros. Este paso es el más importante y es el único que no puede faltar, obviamente.

¡No hay más pasos! A veces tendemos a pensar que las cosas son más complicadas de lo que son, persuadir es algo que haces todo el tiempo; Jim Rohn decía: lo más fácil de hacer es también lo más fácil de no hacer. Es un solo paso, pero un paso que exige que te vuelvas experto contando historias sobre tus experiencias, tus conocimientos y la autoridad de los terceros. Si eres un vendedor de algún producto, seguramente tienes muchas frases que responden a esto, hacer consciente el principio de autoridad te ayudará a usarlas en los momentos adecuados y no recitarlas porque sí.

No tienes que mandarme las frases que escribas pero te propongo que escribas las frases e historias que te puedan servir para tu vida cotidiana, con tu familia, con tu pareja etc. Usa el principio de autoridad.

Si eres vendedor, pregunta por el coaching de ventas Diseñado por Dr. Phyloel. Si no eres vendedor pregunta por el coaching de ventas diseñado por Dr. Phyloel. La próxima semana: ¿Por qué saber de ventas? No te sientes a esperarlo… mientras tanto usa los principios de la serie EL PODER DE LA PERSUACIÓN.

¡En una semana… Más persuasión!

jueves, 21 de octubre de 2010

Dr. Phyloel Flashbacks. El Poder de la Persuasión (IV). Cercanía Social y Familiar. Usando el Instinto de Vecindad


¡Hola Queridos Héroes! Es siempre para mí un placer estar de nuevo por acá escribiendo para ustedes.

Hoy, la cuarta entrega de la serie EL PODER DE LA PERSUASIÓN; aprenderás uno de los principios que hacen que las personas tomen decisiones a favor de otras con bastante facilidad. Hablamos del Principio de Cercanía Social y Familiar. Es más fácil que hagamos cosas por nuestros familiares y nuestros amigos.

¿De dónde proviene este principio? Bien, hay una tendencia que tiene todo ser humano y es lo que yo llamo instinto de vecindad; lo vivimos todos los días en todas y cada una de nuestras actividades, en las que sentimos más confianza y más tranquilidad por estar rodeados de personas conocidas. El instinto de vecindad tiene una escala: la escala de proximidad, básica en todos los mamíferos, que consiste en la ubicación de los individuos según la cercanía a familiar y social. Mirémoslo detenidamente:

Imagina que has decidido empezar un nuevo negocio ¿En quiénes piensas primero para hablar de ese negocio? Naturalmente, en tu familia nuclear (pareja, hijos, padres y hermanos); luego piensas en tu familia extensa (tíos, primos, abuelos…), luego piensas en tus amigos, luego en tus vecinos y luego, en el resto. Así es, la escala de proximidad tiene 5 estadios (lo verás más claro en la imagen de este post).

Profundicemos un poco cada uno de los estadios de la escala:

Estadio 1. Familia Nuclear: En este estadio se encuentran las personas de tu familia con quien te relacionas todos los días, en otras palabras, aquellos con quienes vives. Estas son las primeras personas que, normalmente, se enteran de las cosas importantes que pasan en tu vida. ¿Cuántas veces tu pareja no te ha acompañado a los partidos de futbol sin gustarle? ¿O cuántas veces las personas de tu familia han leído algo que escribiste? ¿O asistido a algún evento sólo porque tu formarías parte del mismo?

Estadio 2. Familia Extensa: Primos, tíos, abuelos, cuñados… todos aquellos derivados de tu familia nuclear son el siguiente estadio. Aún recuerdo la primera vez que aparecí en la radio, toda mi familia extensa estuvo en sus sillas pendientes de mi triunfal aparición, sin importar el tema, la hora y la emisora.

Estadio 3. Amigos. “¿Para qué son los amigos?” es una frase que resume muy bien cómo existe un principio bajo el cual uno siempre estará ahí para sus amigos. Mis amigos también estuvieron pendientes en la radio y muchos de ellos fueron mis primeros lectores.

Estadio 4. Vecinos. La gente de tu barrio, cuidad y país son tu vecindad. ¿Has tenido alguna sensación agradable cuando te encuentras a algún compatriota cuando estás fuera de tu país? ¡Seguro que sí! Incluso hasta le saludas efusivamente sin conocerlo. Hace unos días tuve la oportunidad de observar como dos chilenos que se encontraron en la fila de un banco se abrazaron efusivamente al saber que eran chilenos… y luego si empezaron a conocerse.

Estadio 5. El resto del mundo. No necesito explicarlo, pero si quiero enseñarte que, la idea es que cuando interacciones con gente nueva intenta que se reduzca la distancia entre tú y esa persona en la escala de proximidad.

Estadios intermedios. Hay otros elementos que llamo estadios intermedio de la escala de proximidad. Estas son las personas de las instituciones: de los sitios de trabajo, de las universidades, de las religiones; también están aquellos que pertenecen a ciertos grupos según raza, según profesión, según preferencia musical etc. Son intermedios porque casi siempre, están entre mezclados entre los estadios 1 al 4.

Seguramente estás preguntándote ¿Y para qué me sirve esta información, cómo puedo persuadir con ella a aquellas personas que hacen parte del estadio 5, del resto del mundo? Bien, para usar esta información ten en cuenta lo siguiente: LAS PERSONAS GUSTAN DE LO QUE ES FAMILIAR O CONOCIDO. Aunque hay otro principio de persuasión que luego estudiaremos que dice que la novedad es atractiva, esa novedad debe pertenecer a un rango familiar, es decir, no es igual que un familiar te venda una idea de un negocio novedoso a que te la venda alguien totalmente extraño que no está dentro de los estadios 1 al 4. La novedad atrae, pero sólo cuando hace sentir seguros a los demás: si eres fanático del rock, no vas a comprar la última novedad en hip hop, a menos que, sea una nueva fusión entre rock y hip hop.

Teniendo en cuenta que LAS PERSONAS GUSTAN DE LO FAMILIAR O LO CONOCIDO tu tarea con aquellos que están en el estadio 5 es: ENCONTRAR SIMILITUDES. Acércalos en la escala a los niveles intermedios o a los niveles 3 y 4. Difícilmente lo lograrás con los niveles 1 y 2, a menos que estés buscando esposa o le estés haciendo las veces de celestino con alguien de tu familia. Los pasos para acercar a alguien a tu escala de proximidad son los siguientes:

Paso 1. Encuentra un punto de vecindad o cercanía social. Este paso tiene dos momentos, en un primer momento te presentas con tu nombre completo, eso genera familiaridad porque el otro ya sabe tu apellido, así no alcance a recordarlo. En el siguiente momento, en el que preguntas una que otra cosa de su vida cotidiana, encontrarás cercanías al instante: la ciudad donde nació, la universidad o colegio en la que estudia o estudió, la actividad que realiza, la música que escucha, personas que conozcan en común por casualidad, etc. Hace unos días, una persona que no conocía fue a visitar mi sitio de trabajo y la conversación al comienzo fue algo seca y fría, pero luego, cuando me enteré de que esta persona también era profesional en psicología y, además de la misma universidad que yo, la conversación fluyó rápidamente de los profesional a lo personal, terminamos intercambiando números, correos electrónicos y ahora tenemos contacto frecuente. ENCUENTRA UN PUNTO EN COMÚN.

Paso 2. Aprovecha el punto en común para persuadir. Para los Héroes de la Seducción, es importante que tengan en cuenta esto, pues es una de las mejores técnicas para generar una nueva cita, simplemente con la frase: “Oye, sería interesante que pudiéramos seguir hablando del tema… dame tu correo electrónico o tu teléfono y nos encontramos de nuevo” ¡Créeme las probabilidades suben sustancialmente!

Paso 3. No contamines el punto en común. Si acaso te dedicas a ofrecer un producto o servicio, genera otra cita con tu nuevo amigo o amiga para ofrecérselo, no lo ofrezcas ahí mismo para no contaminar el punto en común que hizo que esa persona llegara a los niveles intermedios de tu escala, puedes correr el riesgo de alejarla.




Espero que entender esto te funcione a la perfección así como me ha funcionado a mí. La clave está en generar conversaciones amenas, tranquilas y divertidas, los puntos en común aparecen por sí solos, no te conviertas en un preguntón detestable, una cosa es detectar y otra esculcar. Y, como siempre, la mejor forma de detectar es ESCUCHAR.

¡Un saludo queridos amigos! Así es, Hace rato que haces parte de mi tercer estadio de proximidad y, si estás acá por primera vez, bienvenido.

lunes, 6 de septiembre de 2010

Dr. Phyloel Flashbacks. Maratón sobre persuación. El Poder de la Persuasión (III) Polaridad entre evitación de dolor y consecución del placer



Seguimos con nuestra maratón. hoy vamos con el segundo principio, y nos enfocarquemos en una de las polaridades más interesantes en lo que se refiere al análisis del comportamiento. ¿Eres evitador de dolor o buscador de placer? Esta pregunta guiará la lectura que harás de este post que hoy traigo de nuevo a tus ojos, para que lo repitas, lo reencuadres, lo revivas. Una misma situación, vivida en distintos momentos puede darnos experiencias distintas.


¡Hola Queridos Héroes!

Continuamos con esta exitosa serie llamada EL PODER DE LA PERSUASIÓN, en la que seguiremos aprendiendo las Reglas, Técnicas y Principios para influenciar en las personas. Pero antes, hagamos un pequeño repaso de lo trabajado en la serie hasta el momento:

En la primera entrega tuvimos oportunidad de trabajar el Valor Social y aprendimos que las personas le dan más valor a las cosas que muchas otras personas valoran y dicha tendencia casi automática en las mentes humanas puede ser usada para influir en ellas y para persuadirlas de hacer ciertas cosas, comprar ciertos productos, etc. Si varios lo hacen, es más probable que tú lo hagas.

En la segunda entrega entendimos cómo usar el Sentimiento de Retribución que existe en las personas para lograr convencimiento o influencia en ellas. Es más fácil que hagas algo por alguien que ha hecho algo por ti y viceversa.

El día de hoy estudiaremos dos tipos de estrategias por medio de las cuales las personas toman decisiones, aprenderás cómo identificarlas y cómo influenciar en cada una de estas estrategias. Las personas deciden sobre sus acciones inmediatas dependiendo de la orientación que tengan: hacia ellos mismos, hacia los demás, hacia el logro, hacia la evitación, hacia el mantenimiento del estado de cosas actual, etc. Hoy estudiaremos una pareja de orientaciones que son contrarias la una de la otra y que han sido estudiadas por años: La polaridad entre la evitación del dolor y la consecución del placer.

El primero en hablar de esto fue Aristóteles, en su Ética a Nicómaco, el descubrió que las personas toman sus decisiones morales por dos razones, para evitar el dolor y para conseguir el placer y luego entendió que unos se rigen más por una tendencia que por la otra. En nuestros días, la Programación Neurolingüística (PNL) llama a estas dos tendencias metaprogramas, es decir, una especie de Software Mental que corre para sortear la vida diaria. Entremos en materia:

Evitación del Dolor

Muchas veces nos hemos encontrado a nosotros mismos rechazando situaciones, personas u objetos para disminuir las probabilidades de salir dañados. Así mismo, también gastamos energía pensando en qué cosas hacer para evitar el dolor. Así es, las personas rechazan o aceptan situaciones, personas u objetos con el fin de evitar el dolor.

¿Cómo identificar si esta tendencia está presente? Sencillo, pregunta por las cosas que las personas hacen en su vida cotidiana: “¿Por qué compraste esa máquina para hacer ejercicio?” o “¿Por qué sigues saliendo con esta persona que no te atrae físicamente?”… Las respuestas de estas personas pueden ser: “compré la máquina para hacer ejercicio porque estaba cansado de que mi pareja me dijera que soy un perezoso barrigón” o “Sigo con esta persona porque no quiero estar sola”.

¿Cómo influenciar en ellos? Si quieres convencer a una persona que evita el dolor de hacer algo, o de comprar un producto ten en cuenta cómo tu propuesta le puede ayudar a la persona a evitar el dolor. Miremos algunos ejemplos:

“Te invitó a comer el viernes en la noche para que te distancies un poco del estrés producido por la semana”

“Este producto le garantizará la prevención de futuras enfermedades

“Sí aprendes estas técnicas y principios de persuasión dejarás de sentir que la gente no te comprende o que rechazan tus ideas y propuestas

Consecución del Placer


La búsqueda del placer es uno de los principios básicos del comportamiento humano (así como la evitación del dolor) y, como es normal, muchas veces hacemos las cosas para garantizarnos placer. Lo poderoso del placer es que hay muchas cosas que son placenteras y muchos estados emocionales que producen placer: la tranquilidad, la felicidad, la aceptación social, etc.

Lastimosamente, algunos estados emocionales negativos también producen placer y se necesita de intervención terapéutica para ayudar a las personas que encuentran placer en dichos estados. Incluso existen personas que sienten placer con el dolor; aunque este es un tema que exploraremos más adelante en Proyecto Héroes.

¿Cómo identificar a los buscadores de placer? También pregunta por la vida cotidiana, sigamos con el mismo ejemplo: “¿Por qué compraste esa máquina de hacer ejercicios?” o “¿Por qué sigues saliendo con esta persona que no te atrae físicamente?”… Las respuestas de estas personas pueden ser: “compré la máquina para hacer ejercicio porque me siento muy bien cuando tengo actividad física” o “Sigo con esta persona porque me hace sentir importante”.

¿Cómo influenciar en los buscadores de placer? Si quieres convencer a una persona que busca placer de hacer algo, o de comprar un producto ten en cuenta cómo tu propuesta le puede ayudar a la persona a conseguir placer. Miremos algunos ejemplos:

“Te invitó a comer el viernes en la noche para que te relajes y te diviertas un rato

“Este producto le garantizará alcanzar un excelente estado de salud

“Sí aprendes estas técnicas y principios de persuasión empezarás a sentir que las personas te escuchan, que tus propuestas son importantes y que tu punto de vista es valioso

Seguramente te has dado cuenta de que en los dos casos, la acción es la misma y el resultado de la acción también. Simplemente el enfoque que se le da a la situación es distinto. Ten en cuenta que la información de tu propuesta es siempre la misma y el resultado también lo único que cambia es la forma en que la presentas cuando has identificado la tendencia del otro.

Este post te ayudará mejorar tus relaciones interpersonales y a evitar frustraciones en tus intentos de relacionarte.

¡Recuerda: si estás comprometid@ con tu crecimiento personal, Cuentas Conmigo!

sábado, 28 de agosto de 2010

Dr. Phyloel Flashbacks. Maratón sobre persuación. El Poder de la Persuasión (II). Cuatro vías para aprovechar el principio de la retribución


Este post es uno de mis preferidos y esta estrategia de persuasión es una de mis preferidas también. En su momento, fue un post bastante polémico, muchas personas me dijeron que era frío, calculador y hasta grosero eso de pedir que te devuelvan favores. No le hice cambios, no le modifiqué nada porque quiero que lo lean de la misma forma en que lo leyeron esos lectores y, además, los invito que se pregunten, o mejor, recuerden las formas en que han aplicado este principio o han sido persuadid@s por este principio.

Hola Queridos Héroes. Hoy seguiremos con los principios y reglas que existen para influenciar en las personas a través del poder de la persuasión.

La semana pasada estudiamos el principio de persuasión del Valor Social. En el que aprendiste que los seres humanos nos inclinamos más por las cosas que la mayoría de las personas han hecho que por aquellas de las que pocos tenemos noticia, repasemos: como ejemplo está la famosa comunidad Facebook, en la que todos entramos porque alguien nos invitó y nos dijo que muchos estaban en ella.

Esta semana aprenderás a cobrar favores. ¡Sí, así es! A cobrar favores y también a devolverlos, pues el segundo principio de persuasión que quiero trasmitirles hoy es el principio de Retribución: Es más fácil que hagas algo por alguien que ha hecho algo por ti y viceversa.

¿Cómo aprovechar este principio?

La vía más vieja es la fórmula de cobrar favores a aquellos por quienes has hecho algo. Por ejemplo:

oye, acompáñame a ver la película, pues yo te acompañe al médico hace unos días”

O también puedes hacer uso de tratos y acuerdos:

“Si vas conmigo esta noche a la fiesta te acompañaré a esa visita aburrida que me contaste que tienes que hacer”

La otra vía, que es un poco menos agresiva y más efectiva, es crear ilusión de culpa en el otro, es decir, hacerle sentir que te debe algo y, por ello, te lo debe retribuir. Es una pequeña modificación del Principio de Retribución al que llamaremos: Retribución por culpa o por deuda. Algunos ejemplos:

“El año pasado no me llamaste para mi cumpleaños (dato curioso: rara vez las personas recuerdan que te han llamado cuando ha pasado mucho tiempo), así que me debes una invitación a comer”.

“Hace mucho rato que no me visitas, así que te invito hoy a mi casa para que te reivindiques conmigo”

Existe una tercera vía, que es muy usada en ventas, en la que aprovechas el sentimiento de retribución que todos los seres humanos tenemos para instalar un motivo de compra en tus clientes para tu servicio o producto. Está vía consiste en capitalizar el sentimiento de deuda hacia terceros, por ejemplo:

“Señora, con este producto usted podrá demostrarle a su señor esposo cuán agradecida está con él”

“Recomiéndale este blog a aquellas personas que en algún momento te ayudaron y ahora, tu podrás ayudarle a ellos con estos contenidos”


Hay que saber en qué momento usas este tipo de frases en las ventas; trata de no usarlas en frío a menos que sea una frase muy general (como en el caso de la segunda frase), es mejor usarlas haciendo uso de información que ya te ha dado el cliente (esto para la segunda frase).

La cuarta vía, es en la que te propones a ti mismo como el que debe retribuir, al ser el deudor o el de la culpa podrás persuadir al otro de aceptar tu propuesta al hacerle saber que hace parte de la retribución que harás. Algunos ejemplos:

“Quiero invitarte a comer para agradecerte todo lo que has hecho por mí”

“Me encantaría mostrarte un servicio que estoy ofreciendo ya que tu muy amablemente me has enseñado lo que tú haces por las demás personas”

O bien puedes inventar la deuda: “Oye, me siento en deuda contigo así que quiero llevarte a conocer un excelente lugar que me han recomendado (En esta frase están combinados dos principios de persuasión; el principio de Retribución y el principio del Valor Social)


Existen muchas más variaciones de este principio, por lo que la clave para su aplicación está en la detección de situaciones que disparen el sentimiento de retribución, ya sea para recibirla o para efectuarla.

Bueno, si te gustó este post, aplícalo y recomiéndalo a otros así dejaré de sentirme en deuda contigo por no trascender más allá de tus ojos.

Un Saludo Queridos Héroes.

Recuerda, si estás comprometid@ con tu crecimiento personal ¡Cuentas Conmigo!

martes, 24 de agosto de 2010

Dr. Phyloel Flashbacks. Maratón sobre persuación. El Poder de la Persuasión (I). Si varios lo hacen, es más probable que tú lo hagas.


Continuando con la fusión entre Proyecto Héroes y Héroes de la Seducción para llegar este proyecto que cada vez va cogiendo más fuerza, he decidido iniciar una maratón en la que traeré una serie que fue bastante bien recibida en Proyecto Héroes y, además, agregaré nuevos post sobre El Poder de la Persuación. El post que leerás a continuación es el primero de esta serie y habla sobre uno de los principios más básicos de la persuación y la forma de aplicarlo. Bienvenido a la MARATON DE PERSUACIÓN.



Hola Queridos Héroes, es un placer para mí estar de vuelta en PROYECTO HÉROES para compartir con ustedes más contenidos que tienen que ver con su crecimiento personal. En esta segunda etapa tendremos más experiencias clínicas, más aprendizajes generados a través del trabajo con la gente y con los grupos, más contenidos provenientes del constante estudio de las ciencias del crecimiento personal.

Hoy empezaremos una serie en la que encontrarás los distintos principios y técnicas que existen para persuadir a las personas. Esta serie responde a las diferentes dinámicas sociales que hacen que las personas se dejen llevar por otras, y a aquellas habilidades que tienen algunos para poder influir en otros. Entiende cómo funcionan y luego aplícalas. Esta serie será llamada: EL PODER DE LA PERSUACIÓN.

Hoy, en EL PODER DE LA PERSUACIÓN (I), hablaremos sobre el principio que usa la mayoría de las empresas en sus publicidades: el poder del valor social. Algo tiene valor social cuando es parte de la mayoría de las mentes humanas, por ejemplo es de valor social la caridad, pues la mayoría de las personas sienten admiración y alabanza por los caritativos; muchos productos que han logrado consolidar su marca lo han hecho a través de publicitar en cuántos países están, cuantos clientes han consumido dicho producto o servicio, etc.

¿Cómo puedes aprovechar este principio a tu favor? Cuando quieres persuadir a alguien de hacer cualquier cosa sólo basta con que le digas que otras personas lo han hecho con excelentes resultados. También puedes agregarle un elemento emocional y decirle que tus seres queridos lo han hecho y han sido beneficiados… Las posibilidades son muchas.

Cierto día uno de mis clientes me preguntó cómo hacer para invitar a una amiga suya a jugar golfito, pues había escuchado que las actividades físicas y divertidas podrían proporcionar atracción. Sin embargo, no sabía cómo invitarla aumentando las probabilidades de que le dijera que sí. Mi consejo fue que aprovechara el principio del valor social y le dijese: “Hace unos días estuve con cinco de mis amigos jugando golfito en el centro comercial y pasamos un excelente rato, así que quiero juguemos para pasar otro buen rato”.



En cada país las palabras son distintas, así que acomoda la frase tu discurso a como hablas normalmente: si usas exactamente las mismas palabras que yo acabo de proponer, a pesar de que el principio está aplicado, disminuirás tus probabilidades, pues te escucharás postizo y poco natural. Acomoda el principio a tu estilo. Para hacer mayor claridad, expondré la estructura de la frase para aplicar el este primer principio de persuasión










Algunos tips para agregar a la estructura:

Incluye nexos emocionales con el producto o con la actividad, por ejemplo:

En mi familia todos han visto la película y salen felices, deberíamos ir.

Aprovecha el poder de la recomendación que es una de las modalidades del principio del Valor Social, por ejemplo:

Ya como tres personas me han dicho que ese restaurante es delicioso, y el servicio es bastante agradable, ¿Por qué no comemos allá?

Este principio es aplicado sin querer infinidad de veces todos los días, con más frecuencia de lo que tú te das cuenta. Ahora que lo conoces puedes aprovecharlo y detectarlo con más facilidad para usarlo y, por qué no, para evitar ser persuadido de cosas que no quieres.

Cabe anotar que este principio, como todos los demás, debe ser usado de manera adecuada. Recuerda que todas las habilidades especiales son para ayudarte a ti a y a las demás personas.

Gracias a todos por darme la bienvenida, gracias a aquellos que aprovecharon mi ausencia para leer aquello que aún no habían leído y me esperaron pacientemente. Y a los lectores nuevos que llegan al proyecto: BIENVENIDOS.

Recuerda, si estás comprometido con tu crecimiento personal ¡Cuéntas Conmigo!



lunes, 16 de agosto de 2010

La Historia Emocional


Siempre he sostenido que cada una de las cosas que hacemos o pensamos, tiene que ver con nuestro estado emocional. Nuestras emociones están presentes en todo momento, en cada segundo de nuestras vidas. ¡Incluso cuando dormimos! ¿Alguna vez te has despertado emocionado por algo que soñaste? ¿O incluso triste porque el despertador no te dejó continuar con ese sueño tan interesante que estabas teniendo?

Una de las cosas que nos caracteriza como humanos, es nuestra capacidad para poder hacer conscientes nuestras emociones, pensar en ellas, reflexionar sobre lo que pasa con nuestros aparatos emocionales. Algunas especies, casi todas, sienten ira, miedo, tristeza, alegría, pero no pueden hacer nada al respecto; cuando Belisario, el león de un zoológico famoso de mi país, que murió hace unos cuantos días, se sentía amenazado, respondía con rabia y atacaba… Belisario no podía pensar sobre ello, no podía decir: “un momento, no puedo reaccionar de esta manera, de pronto mi irá puede hacer que me maten o que me hieran” ¡No! Belisario actúa automáticamente en coherencia con nuestras emociones.

En cambio, nosotros los humanos tenemos la capacidad de reflexionar sobre nuestras emociones y adecuar nuestras reacciones según los contextos en los que nos estamos relacionando. Poseemos inteligencia emocional. Lo curioso es que muchos de nosotros no usamos nuestra facultad para pensar nuestras emociones, e incluso nos disculpamos diciendo: "es que me deje llevar por mis emociones"

Ahora bien, he descubierto a través de mi trabajo en el consultorio, de mis reflexiones autoanalíticas y de la observación detallada de la cotidianidad, de la fascinante cotidianidad, que para poder entrenar de manera adecuada nuestra inteligencia emocional, necesitamos conocer o mejor, definir nuestra historia emocional.

¿Qué es la historia emocional? Es la interpretación actual que tiene alguien de su pasado emocional.

Te voy a pedir que, en este punto, toma un buen sorbo de esa bebida que tienes a tu lado, estires tu cuello, respires profundo y abras bien tus ojos, necesito que apagues el televisor, cierra el Messenger un momento, no te metas a tu Facebook y te conectes con las siguientes líneas, es totalmente necesario que lo hagas para que entiendas la diferencia entre conocer y definir tu historia emocional; así como la diferencia entre historia emocional y pasado emocional. ¿Estás list@? Dile a la persona que te está hablando por cualquiera de los chats que te de unos cuantos minutos… Aquí vamos.

Primero, lo que conocemos es nuestro pasado emocional y lo que definimos es nuestra historia emocional. Cuando estaba formándome para afinar mis habilidades clínicas, tuve la oportunidad de trabajar con soldados que sufrían de Estrés Post Traumático, algunos de ellos eran víctimas de un mismo episodio traumático.

Carlos era un soldado regular de 28 años de edad en ese momento y su superior, el sargento Benitez, un hombre con cara de gruñón de unos 40 y tantos. Ambos estuvieron presentes en un enfrentamiento en el que perdieron a muchos de sus compañeros, estaban el uno al lado del otro durante todo el episodio. Cuando entrevisté a Carlos estaba tranquilo, algo deprimido por las pérdidas recientes, pero estaba totalmente seguro de que saldría adelante y de que su condición era transitoria; Benitez, en cambio, estaba molesto, lleno de ira, totalmente desesperanzado sobre su futuro emocional, tenía ganas de quitarse la vida. Ambos hacían una descripción emocional de la situación bastante similar, relataban cómo se sintieron, hablaron del miedo que los embargó en el momento, de la ira que sentían cuando se sintieron emboscados; en resumen, relataban la misma situación. Esa “misma situación” era el pasado emocional, un pasado emocional que ambos compartían; la diferencia en la actitud que tomó cada uno frente a su futuro emocional gracias a la interpretación que han hecho de aquello que han vivido. La historia emocional de cada uno no es lo que recuerdan, es la interpretación que se hace de lo que se recuerda.

Pero bueno, dejemos los ejemplos extremos y vamos a la cotidianidad. Andrés es un cliente que consultó conmigo porque no podría lograr comunicarse exitosamente con las mujeres. Una característica de la vida de Andrés es que tenía una relación disfuncional con su madre, la interpretación que hacía de las dificultades de comunicación y de relación con su progenitora hizo que estas dificultades se trasladaran a sus relaciones con las mujeres, generando creencias comos:

- Las mujeres son complicadas
- Las mujeres son agresivas
- Las mujeres no dicen la verdad
- Las mujeres solo escuchan lo que les conviene
- Etc.

Estas creencias eran la base de la forma en que se comunicaba con los demás, específicamente con las mujeres. Y no fue culpa de su madre, fue gracias a la interpretación que él hizo de de su pasado emocional junto con su progenitora lo que generó estas creencias. Si todos los hombres que tienen relaciones difíciles con su progenitora tuvieran relaciones difíciles con el resto de las mujeres, la psicología sería algo bastante fácil y aún más la psicología de pareja.

Nuestro trabajo entonces para identificar nuestra historia emocional es primero conocer nuestro pasado emocional. La mejor forma de hacerlo es empezar un diario, pero sé que no todos tienen la misma afición por los diarios como yo la tengo, así que te recomendaré que hagas un ejercicio de memoria de tu vida enfocado en tres aspectos.

1. Todo lo que recuerdes de tu niñez: lo que te gustaba hacer, lo que te hacía feliz, lo que te molestaba. Pero sobre todo, aquello que realmente disfrutabas.
2. La forma en que te criaron tus padres: cómo te castigaban, cómo era la relación con ella durante tu niñez y adolescencia.
3. ¿Cómo era la relación de pareja de tus padres? Prácticamente eso te dará muchas pistas sobre los modelos de amor que tuviste
4. Enfócate en tus relaciones de pareja, qué sientes cuando las recuerdas, cómo las recuerdas.
5. Pregunta por el “Momento Mas…” ¿cuál fue tu momento más triste? ¿Cuál el más feliz? ¿Cuál el más molesto? ¿Cuándo fue que sentiste más miedo?

Una vez hayas hecho este ejercicio de recordación, notarás que acabas de pasar por una montaña rusa de emociones, pasarás de una emoción a otra con una facilidad increíble. Ahora bien, lo siguiente es preguntarse ¿Qué interpretación tengo de todo esto? Dicho de otro modo, respóndete cómo crees que cada uno de esos recuerdos ha influido en tu vida. Cada una de esas influencias te ayudará a identificar tu historia emocional. Recuerda que tu historia emocional es la interpretación que haces de tu pasado emocional.

Te daré un ejemplo de una parte del ejercicio para que lo puedas llevar a cabo:

Pasado Emocional:

Cuando estaba de novio con mi esposa, recuerdo una discusión que tuve con ella. Como es normal en la mayoría de las evocaciones de discusiones, no recuerdo cuál era el tema de la discusión, pero sí recuerdo que me sentía desesperado, como en una jaula, sin salida… lo siguiente que hice fue coger impulso contra la pared y estrellar mi cabeza frente a la misma. No recuerdo si me dolió o no, pero recuerdo que me abrí una pequeña herida que dejó bajar un hilo de sangre por mi frente y luego mi cara. La discusión perdió protagonismo y lo siguiente importante fue la estupidez que cometí y así lo recuerdo, recuerdo que me sentía como un idiota y luego sentí tranquilidad, al final, cuando la discusión y mi estupidez terminaron.

Historia Emocional:

Las reacciones emocionales de la ira son una estupidez y son arriesgadas para mi salud emocional y para mis relaciones. No puedo tener reacciones emocionales automáticas como las de Belisario. Saber controlar mi mal genio es importante para las relaciones de todo tipo y, sobre todo, para ser una persona atractiva. La inteligencia emocional es importante para ser un seductor natural.

Cada situación emocional que recordamos está acompañada de alguna interpretación. Dicho de otro modo LA HISTORIA EMOCIONAL ES LA TRADUCCIÓN EMOCIONAL QUE HACE UN SUJETO DE SU PASADO EMOCIONAL.

RECUERDA, SI ESTAS COMPROMETID@ CON TU CRECIMIENTO PERSONAL, CUENTAS CONMIGO.

lunes, 19 de julio de 2010

TRADUCCIONES EMOCIONALES


El ser humano se comunica de muchas formas. De manera verbal, de manera corporal, con el tono de la voz, con la ropa, con el ritmo de la respiración, con los patrones, los tics… ¡Todo lo que pasa contigo, comunica algo, absolutamente todo!

Una de las formas más importantes de comunicación es la Comunicación Emocional, es decir, todo aquello que nuestros estados emocionales comunican. Cuando estamos inmersos en un estado emocional específico, mostramos una actitud específica, nuestro cuerpo tiene reacciones particulares según nuestro estado, lo mismo pasa con nuestros gestos, nuestros tics, nuestros patro… ¡Un momento! Estoy notando que aquellas formas de comunicación que describí arriba se derivan de nuestros estados emocionales. Pensémoslo bien.

Cada uno de nuestros estados emocionales, tiene una buena cantidad de demostraciones en el afuera. Hagamos de cuenta que nos encontramos inmersos en la tristeza; nuestro cuerpo se siente sin ganas, nuestra cara tiene un gesto plano (si es que no nos encontramos llorando), probablemente nuestra chaqueta o saco estén cerrados, nuestros pies juntos y muy seguramente nos encontramos sentados. Si nuestra tristeza ha durado algunos días, probablemente hemos comido menos de lo normal, dormido mal y hasta puede que estemos hablando menos con las personas con las que nos tratamos a diario, algunos incluso se ponen irritables y de mal genio. El tono de voz probablemente sea bajo y quizá estemos hablando lento.

Como vemos, un estado emocional se comunica de todas las formas posibles. Y no sólo estamos programados para comunicar nuestras emociones, también estamos diseñados para detectar las emociones de los otros. Lastimosamente la cultura nos ha hecho olvidarnos de las emociones y concentrarnos en las racionalizaciones, hasta hace pocos años, empezamos a darnos cuenta del poder que tienen las emociones en cada uno de los aspectos de nuestras vidas. Este olvido del poder de las emociones, ha hecho que la mayoría de las personas no pensemos en ellas con frecuencia, simplemente las vivimos, las padecemos en algunos casos y, en otros casos, tratamos de evitarlas, de ser sus víctimas.

Esta constante dinámica cultural de evitación de las emociones (o las pasiones como la llamaron los filósofos modernos y las concibieron como las causantes de los errores del juicio adecuado) ha hecho que seamos malos intérpretes de la comunicación emocional. Tenemos que volvernos a entrenar en la percepción de las emociones propias y de los otros. Tenemos que aprender a hacer TRADUCCIONES EMOCIONALES.

¿Qué es una traducción emocional? Es la interpretación emocional que hacemos de las acciones de otros. Dicho de otro modo: un gesto, una palabra, una frase, un movimiento, una disculpa emitida por el otro, siempre tendrá un efecto emocional en nosotros.

El problema de ello, es que el mismo gesto, emitido por la misma persona, en el mismo instante, puede ser interpretado de manera distinta por cada uno de los receptores del mensaje. Por ejemplo, una persona con la que estamos empezando a salir puede decirnos: “¿Sabes? Eres una persona muy interesante, pero me parece prudente que vayamos más despacio”. Cada persona hará una traducción emocional dependiendo de su historia de vida, sus creencias y muchos otros aspectos personales de su vida. Las posibles traducciones que podemos encontrar frente a esta frase pueden ser:

· “Maldición, quiere tomarse las cosas de manera lenta, realmente no le intereso”
· “Qué bien, realmente le intereso y le parece importante que nos conozcamos de manera adecuada”
· “Me dijo que soy interesante, casi siempre que dicen eso es porque realmente les importa un bledo”
· “Definitivamente le parezco interesante, voy por buen camino”
· “Ah, es una persona muy prevenida, mejor no me meto con ella, esa desconfianza es de lo peor”
· “Definitivamente prefiero una persona más arriesgada”, etc.

Podría hacer una lista infinitamente larga de la cantidad de traducciones emocionales que hacemos de lo que las personas nos dicen. Seguramente ahorita estás pensando ¿y ahora cómo se puede saber qué es lo que REALMENTE quiso decir esa persona?

Hay varias opciones: la primera, preguntar directamente; como segunda opción está conocer a profundidad la Historia Emocional de esa persona o bien, un tercer camino puede ser: escuchar realmente las emociones de la persona y no basarnos en nuestra propia Historia Emocional (espera un próximo post con la explicación de este concepto).

Preguntar directamente es el camino más rápido a que te den un bofetón, que te boten el agua (si vas a preguntar directamente, asegúrate que el otro esté tomando una bebida fría) en la cara o que simplemente no vuelvan a salir contigo. Preguntar directamente te hace correr un riesgo muy alto de meterte en cosas que no te competen. Por ejemplo, si le dices a la persona: “¿Estás realmente interesad@ o sólo lo dices para que yo esté tranquil@ y deje de ser tan insistente?” Sea cierto o no, la mayoría de los seres humanos nos molestamos cuando los demás pongan palabras en nuestra boca; te lo garantizo, la queja más frecuente en mi consultorio es esa: “doctor, es que mi espos@ se la pasa “leyéndome la mente” pone palabras en mi boca todo el tiempo y ni siquiera hace el esfuerzo de escucharme”.

El siguiente paso es conocer la historia emocional de la otra persona, tener un panorama completo de su crianza, de sus relaciones pasadas, de sus creencias acerca de las emociones, etc. Si apenas estás saliendo con una persona es muy difícil que conozcas su historia emocional (aunque es algo que puede entrenarse); aún si es tu esposa o hermano, es poco probable que tengas un conocimiento exacto de ella. He visto en mi consultorio como parejas de 25 años de casados no conocen a profundidad (a veces ni siquiera un poco) sus respectivas historias emocionales. Como aprenderemos luego, la historia emocional de una persona puede cambiar fácilmente, así que, esta opción tampoco es la más útil para hacer buenas traducciones emocionales (aunque en términos de seducción después de la seducción, es importante que hagamos un gran esfuerzo por conocer las historias emocionales de nuestra pareja).

Por último, el camino de la observación directa es un ejercicio de detallar cada cosa que el estado emocional del otro nos comunica. Para ello tenemos que tener claro qué es un estado emocional. Su nombre es muy claro, un estado emocional es la cualidad emocional de un momento específico. Para entenderlo mejor es mucho más fácil conocer de qué está compuesto:

1. Una representación interna
2. Un lenguaje corporal específico coherente con el estado emocional
3. Un tono de voz específico coherente con el estado emocional
4. Una causa que lo dispara.

Hay dos elementos que no podemos conocer tan fácilmente, cuando hacemos traducciones emocionales: la causa el estado emocional que se está presentando y la representación interna de la misma. Ambos elementos hacer parte de la historia emocional del sujeto, así que es mejor no centrarse en esos dos elementos cuando no conocemos esa historia.

Los otros dos elementos si son bastante claros y son muy sencillos de observar. Siendo así, te daré algunas pistas de cómo se comporta el cuerpo y la voz en cada una de las cuatro emociones básicas, así podrás hacer traducciones emocionales más cercanas a la realidad.

Ira: Cuando estamos molestos, toda la sangre de nuestro cuerpo se va hacia nuestras extremidades. ¿Has sentido estando iracundo que puedes correr, golpear, saltar y moverte con más fuerza? Bueno, es por eso, porque tus extremidades están listas para atacar y para defenderte. En términos más sutiles una persona que esté un poco molesta, apretará puños, cerrara el espacio entre sus dientes así esté sonriendo, sonreirá con su boca pero no con sus ojos, los tendrá entrecerrados, como sospechando. Su voz será fuerte y notarás que marca los acentos de manera tajante y la palabra interesante no sonará “interesante”, es decir, ese tono de voz no tendrá nada que ver con ello. Recuerda que un buen tip para comunicar emociones es hacer que las palabras suenen como su significado. A veces, el que está molesto, baja su voz más de la cuenta, ya que está intentando contrarrestar la rabia o la molestia.

Felicidad: El cuerpo de un feliz se comporta de una manera similar a la de un iracundo. Sus piernas y brazos están listas para la acción para saltar, celebrar, cuidar y generar vínculos. Las reacciones fisiológicas corporales son casi las mismas en la ira que en la felicidad, sólo que en la ira se presentan en un grado más intenso. He ahí el peligro de que muchas personas les guste estar molestas (yo era uno de ellos). La voz de la persona feliz sí tiene acentos mucho más marcados, sus ojos son coherentes con su sonrisa, las palabras suenan realmente transparentes, su postura corporal está mucho más tranquila y relajada. Realmente sientes que, cuando dice interesante, suena interesante. Siempre he dicho una cosa: hay que confiar en nuestro estómago, si sientes algo en el estómago que te parece cómodo y tranquilo, seguramente estás frente a una reacción genuina.

Tristeza: ¡Ten cuidado! Las personas tristes tienden a ser altamente persuasivas y es posible que caigamos en la trampa de la simpatía o la lástima y terminemos cediendo a cosas que no queremos. El cuerpo de la persona triste se ve triste, la sangre está casi toda en el cerebro, por lo que la persona probablemente esté sentada, cruzada de brazos, como abrigándose (¡así es, la tristeza da frío!). Al tener tanta sangre en el cerebro, la reflexión se dispara y, curiosamente, también la creatividad (esta también se dispara en la felicidad pero toma más tiempo). Es posible que el triste mienta para protegerse de decisiones estúpidas. ¿Has escuchado la frase “no eres tú, soy yo”? es un excelente ejemplo de cómo la gente se miente a sí misma y a otros en la tristeza para salir de un atascadero emocional. Esa frase siempre, siempre la he escuchado en un tono triste y melancólico. El triste también puede ser sincero, pero, de todos modos, que una persona triste te diga que eres “interesante” es poco coherente. La voz del triste es lenta, baja y plana.

Miedo: En situaciones sociales, solemos usar la palabra ansiedad para describir a alguien asustado. Aunque no es totalmente exacta la sustitución de una palabra por la otra, aceptémosla por ahora. Una persona ansiosa o asustada, generalmente tiene más sangre en sus piernas, sus manos se ponen frías y poco se puede pensar en ese momento. Quizá sus colores bajen, es decir, se ponga un poco pálido, sus pupilas pueden estar contraídas y es bastante lógico si sus labios están secos o esté pasando saliva con más frecuencia que al inicio de la conversación. El miedo, es una respuesta emocional en la que se puede confiar. La frase que tenemos como ejemplo es probablemente producida por el miedo/ansiedad de entrar en una relación con alguien de quien se sabe poco. Si la dice con este lenguaje corporal, más una voz un poco temblorosa o tartamudeando un poco, es totalmente coherente y, digamos, que en realidad si le pareces interesante, pero quiere tomarse las cosas despacio.

Es importante cómo generar todas estas señales son indicadores del verdadero estado emocional de una persona. Es bastante probable que puedas esconder algo que estás pensando, pero es muy difícil poder esconder algo que estás sintiendo. Pocas personas pueden hacerlo y, cuando pueden hacerlo, casi siempre padecen de algún trastorno de tipo afectivo. La lección de hoy es, escucha las emociones fijándote en el cuerpo y en la voz.

Haz el ejercicio en esta semana y empezarás a lograr traducciones emocionales mucho más efectivas. Leer a las personas es una de las mejores estrategias de seducción. Aquel que lee al que tiene al frente, lo escucha realmente y alcanza a notar sus necesidades, sus vacios y eso que espera de los demás. Por eso han dicho que la escucha es una de las herramientas más poderosas de seducción.

Nos vemos más adelante con otros temas emocionales y efectivos para tus relaciones interpersonales.

RECUERDA, SI ESTÁS COMPROMETID@ CON TU CRECIMIENTO PERSONAL ¡CUENTAS CONMIGO!

martes, 13 de julio de 2010

POR QUÉ ESPAÑA GANÓ LA FINAL DEL CAMPEONATO MUNDIAL DE FÚTBOL SUDÁFRICA 2010. Una lección de manejo emocional.

Muchas personas hablan sobre la final del mundial. Bueno, al menos todos aquellos que adoramos el fútbol y que disfrutamos de un certamen de alta factura como lo es el campeonato mundial de fútbol.

Algunos se preguntarán por qué he decidido escribir en un blog de seducción sobre la final del mundial. Bueno, la razón es la siguiente: ESPAÑA NOS DIO UNA LECCIÓN SOBRE EL MANEJO DE LAS EMOCIONES. Su estabilidad emocional, más el buen fútbol (que también lo tiene Holanda), fueron los dos elementos cruciales en el alcance de la victoria.

El otro día en un comercial de Gatored, escucha la frase “este juego, no es un juego”. Bueno, esa frase me quedó sonando porque, la seducción también es un juego que no es un juego. Dicho de otro modo, la seducción es un juego que no es un juego, es un juego porque se mueven fichas, hay estrategias, hay intercambio de poderes etc., pero es algo bastante serio… muy serio.

Ahora bien, dentro de juego de la seducción, existe un elemento muy importante, las emociones. Para mí, el elemento más importante de todo lo que tiene que ver con relaciones interpersonales, y crecimiento personal… y deportes… y diversión… mejor dicho, las emociones están presentes en cada momento de nuestras vidas, por eso son tan importantes en todo momento y, sobre todo, en nuestras relaciones interpersonales; más aún cuando quieres persuadir a otros.

Ahora bien, volviendo a la final del fútbol, no voy a hablar propiamente de fútbol, sino del planteamiento emocional que hizo cada uno de los equipos y que, poco a poco los fue llevando al resultado final. Hay dos puntos determinantes en este partido.

1. La agresividad desgasta
2. La tranquilidad es la base para un pensamiento claro

La agresividad desgasta.

En los últimos 15 minutos del partido, hice el esfuerzo de detallar las caras de los jugadores. Para mi sorpresa, las caras españolas, no sólo no se veían agotadas, sino que se veían tranquilas sus expresiones, como si estuvieran pensando en una partida de ajedrez, confiando en sus siguientes movimientos. Mientras que las caras de los holandeses tenían las cejas arqueadas, respiraban profundamente y se notaba el desgaste físico.

¿Qué pasó? Dos equipos europeos, con posesión de balón muy reñida, promedio de edad muy similar, estilo de juego algo parecido. ¿Por qué una selección mas desgastada físicamente que la otra? Mi teoría es que Holanda se desgastó intentando plantear un clima emocional negativo para aminorar a su oponente, el resultado: desgaste FÍSICO Y EMOCIONAL. No podemos pensar bien al interior de climas emocionales negativos.

La tranquilidad es la base para un pensamiento claro.

La intención holandesa con su planteamiento agresivo, era destruir la calma que tiene España en el medio campo, el lugar de donde provinieron la mayoría de sus acciones de gol a lo largo del mundial. Rara vez vimos que este equipo perdiera el balón por desespero, que hubiesen roces entre sus jugadores o que recurrieran a los golpes como estrategia de recuperación de balones.

La estabilidad emocional de España, la capacidad que tuvo para no dejarse caer en el juego de los climas emocionales negativos, de parar el balón y pensar de manera adecuada, fue lo que hizo que aprovecharan que su rival ya estaba agotado físicamente por el partido y emocionalmente por intentar agredir al otro equipo sin obtener resultados.

Si caes en el juego emocional de las agresiones y otros climas negativos: PERDERÁS EL JUEGO.

Esta dinámica emocional que se pudo ver en el juego entre España y Holanda, es una dinámica emocional que puede verse en las relaciones interpersonales y en la seducción.

Siempre debes mantener y lograr una estabilidad emocional, de lo contrario, caerás en climas emocionales que no te convendrán. Por ejemplo, caer en el juego emocional de los celos, es perder el control, caer en el juego emocional de autoactitudes negativas es perder el control, caer en el juego emocional de la inseguridad, es perder el control.

CONCLUSIÓN, EL MEJOR CAMINO AL CONTROL ES LOGRAR LA ESTABILIDAD. ¡Te garantizo que si estabilizas tu vida emocional te harás mucho más atractivo y podrás ganar ese juego que todo seductor o seductora quiere alcanzar: el juego interno!

Pronto un evento llegará a Bogotá y cualquier otra cuidad que lo contrate: INTELIGENCIA EMOCIONAL Y SEDUCCIÓN.

RECUERDA, SI ESTÁS COMPROMETID@ CON TU CRECIMIENTO PERSONAL, CUENTAS CONMIGO.

sábado, 5 de junio de 2010

El niño Interior. El primer capítulo en la historia de Dr. Phyloel.


Hola queridos lectores y lectoras, es para mí un placer regresar con una infinidad de aprendizajes poderosísimos. Bienvenidos a este nuevo experimento, como saben, me fascina experimentar, probar cosas locas con mi blog… lo bueno es que siempre sale algo interesante: un aprendizaje, una reflexión, una frase que se hace famosa, etc. ¡Bienvenidos a mi historia!

Esta no es una autobiografía, es una historia psicológica. ¿Una historia psicológica? ¿Eso cómo se come, con qué se come y engorda? Suena raro ¿Verdad? Bueno, cuando decidí en marzo que iba escribir mi historia, pensé en hacer precisamente eso: una autobiografía, pero me arrepentí, quería algo diferente, algo que sirviera y que no se convirtiera en simplemente darle placer a los curiosos.

¡Tranquilo! Si eres un curioso también conocerás cosas de mi vida y te enterarás de algunos secretillos que estaban por ahí guardados en mi desván consciente (e inconsciente), pero principalmente, el objetivo de esta historia será que conozcas algo de mi vida y mis historia psicológica a través de mis personajes interiores que, a la vez, serán los mismos personajes de la seducción de los que hablamos en al post del detective.

Ahora sí ¿Qué es eso de la historia psicológica? Bien, la historia psicológica es una cosa que se me ocurrió luego de que en una sesión en la que trabaja con alguna persona acerca del pasado y la elaboración de los temas del mismo, se me ocurrió decirle una frase que se me quedó grabada:

“Tu pasado no es lo que viviste sino lo que recuerdas”.

Esta frase, tan corta y sencilla, tiene bastante contenido; sin embargo, hoy quiero que nos enfoquemos en que nuestro pasado realmente es aquello que vive en nuestra mente y la influencia que tiene en nuestra vida actual. De ahí viene la historia psicológica, por eso quiero hoy hacer iniciar mi historia, pero no como un recuento autobiográfico, sino como una exploración de lo que mi pasado ha dejado en mi cabeza.

Ahora bien, esa exploración, no será solamente de mi mente, de mi pasado psicológico; también será un viaje al interior de la mente de los lectores, con la intención de que se encuentren con sus personajes internos.

¡Pero esto es un blog de seducción Dr. Phyloel, ¿Cómo carajos espera que seduzcamos conociendo su historia psicológica y nuestra historia psicológica?! Probablemente ya habías pensado eso cuando empecé a escribir este post, razón por la cual le intención es que aprendas a leer las historias psicológicas de otros y, a partir de ahí, tener bases para la persuasión, la generación de empatía, la seducción y por qué no, para poder ayudar a otros. Recuerda, yo solo doy las herramientas, tú decides cómo las usas.

El personaje de hoy es ¡El niño Interior! El niño interior es aquel elemento de tu psiquis que te lleva al placer, que intenta transgredir las normas, que persuade, que manipula para lograr lo que quiere, que hace pataletas, que no piensa de manera racional sino que piensa en términos de consecución de la satisfacción del placer. Tu niño interior es tu Yo que desea. Si descubres tu niño interior, te darás cuenta de por qué hay ciertas cosas que te gustan, entenderás muchas dificultades que tienes, quizá entiendas porque eres muy atractivo a las personas y quizá te des cuenta de porqué a veces te deprimes. Tu niño interior es el primer rastro psicológico que ha dejado tu historia de vida, hace parte de ese pasado que recuerdas.

Viene una reflexión importante: cuando preguntes a alguien por su historia, no te contará su la misma versión siempre. ¡Haz el intento! Pregunta a una persona por su niñez y trata de recordar al máximo todo lo que te contó; al cabo de un tiempo (quizá dos o tres meses) pregúntale de nuevo sobre su niñez y quizá te contará un par de cosas más que no te había contado antes o, incluso, hasta te de una versión nueva de su niñez. Agrandamos entonces la frase:

“Tu pasado no es lo que viviste sino lo que recuerdas; y lo que recuerdas depende de tu presente”.

Siendo así, el pasado que voy a narrar hoy no es exactamente lo que viví, sino lo que recuerdo según como me siento hoy, lo que vivo hoy y lo que hoy quiero lograr.

Lo que recuerdo de mi niñez es mi hermano gemelo a mi lado. Ese es mi primer recuerdo de mi niñez, recuerdo que él tenía una cuna verde y yo una azul; recuerdo que balbuceábamos constantemente el uno con el otro, recuerdo a mi padre intentando que yo me volviera un aficionado al fútbol (y lo logró); recuerdo a mi hermana mayor como una gruñona mandona a quién le obedecíamos para satisfacer sus caprichos de fantasía en sus juegos y, en ocasiones, en la realidad; recuerdo cuando mi mamá me dio la primera lección sobre lo que significaba prometer algo; recuerdo que mi papá llegaba tarde a la casa y pedía un reporte de nuestro comportamiento… recuerdo de manera cómica el susto que me daba que mi madre le contara a mi padre acerca de las travesuras que hacía con mi hermano; recuerdo cuando mi mamá entró a la casa con mi hermano menor y que aún no comprendía cómo era el asunto, simplemente era un nuevo bebé, como si fuera un nuevo carro o un nuevo juguete, era un nuevo bebé…

Podría seguir con la lista y hay algo que me llama la atención y es que casi todos mis recuerdos son positivos y pintorescos y aquellos recuerdos negativos vienen a mí cuando los invoco; los cuales no son objeto de este blog… por lo menos no por ahora.

Aparece entonces algo más sobre la frase que hemos venido construyendo:

“Tu pasado no es lo que viviste sino lo que recuerdas; y lo que recuerdas depende de tu presente y en ocasiones podemos decidir qué recordar”.

Bueno, antes de que esto se vuelva una disertación filosófica sobre la relación existente entre el pasado y la memoria, o la verdadera existencia del pasado, enfoquémonos en un paso importante para recordar nuestra historia psicológica y es preguntarnos LO QUE PERSISTE DE NUESTRO NIÑO INTERIOR.

¿Qué persiste del niño interior en mi actualidad? Bueno, hay algunos rasgos que tengo de esa época de la que vienen esos recuerdos.

- Soy muy malo para aplazar la consecución del placer
- Soy glotón
- Soy bastante curioso, tanto así que es difícil que me den una sorpresa
- Confío mucho en las personas (lo cual en ocasiones me trae problemas)
- Pierdo el tiempo en ocasiones porque me distraigo con facilidad
- Me gusta que me digan cosas buenas de mi
- Soy consentido

Estos rasgos dominaron mi vida duramente mucho tiempo, generándome muchas dificultades, solo fue cuando los encontré, que los empecé a hacer relacionar con otros personajes de la seducción para que me colaboren con el tema.

¿Cómo aprovechar esa información? Úsala para entender cómo lo que aún hay de tu vida de niño te sirve como herramienta, qué cosas de ese pasado que recuerdas pueden darte pistas para entender comportamientos de la actualidad. Se libre de hacer las interpretaciones que quieras, así podrás entender infinidad de cosas de tu vida actual.

Ahora bien, cuenta historias de tu niñez en tus citas ocasionalmente y tendrás mucho poder de seducción. ¡Eso sí, cuenta historias positivas! Será un ejercicio doble: recordarás tu pasado y generarás atracción, recuerda que la ternura es poderosa cuando hablamos de seducción.

Para terminar, tienes que tener claro cómo usar esta información para seducir, es decir, cómo usar el niño interior del otro para seducirlo. La clave está en detectar qué persiste de su niñez. Para que lo entiendas mejor, me siento atraído por las mujeres tiernas, por las personas que me consienten y que les gusta pasarla bien independientemente de las cosas que tenga pendientes. Me gusta la frase “ya habrá tiempo para eso, vamos a comer un helado”. Me siento atraído por personas que no son psicorígidas y por las personas que hacen de todo un poco o al menos no le ponen resistencia a probar nuevas cosas.

Resumamos:

“Tu pasado no es lo que viviste sino lo que recuerdas; y lo que recuerdas depende de tu presente y en ocasiones podemos decidir qué recordar”.

En otras palabras, recuerda tu niño interior, enfócate en lo que persiste de tu YO infantil en tu YO actual y trata de aprender de ello; luego estarás listo para detectar el niño interior de los otros y empezar a usarlo para seducir. Muestra los rasgos del niño interior de la otra persona y podrás aumentar las probabilidades de atracción.

Vaya, qué post tan interesante, siempre al escribirlos salen distintos a como los había imaginado y, en esta ocasión, he quedado sorprendido con el resultado.

Recuerda, si estas comprometid@ con tu crecimiento personal, cuentas conmigo.

viernes, 12 de marzo de 2010

El siguiente paso. ¿Qué sigue para Dr. Phyloel?


Este post es el inicio de una nueva temporada en mi vida. Durante la ausencia de mi escritura, han pasado infinidad de cosas y de cada una de ellas he aprendido infinidades. Debo decir que me avergüenza un poco alejarme del blog y no tengo disculpas para ello, más que una ausencia de organización personal que estuvo atacándome durante lás últimas semanas.

Sinceramente, me siento muy halagado por aquellos que manifestaron extrañar mis posts y estoy feliz de poder hacer parte de sus vidas, de sus computadores, de sus corazones.

El amor que tengo por esta actividad de escribir para ayudar a muchos con mi pequeño grano de arena, es la que me hace volver cada vez acá, con aprendizajes, con intentos de satisfacer preguntas, con ganas de experimentar muchas cosas. Es por eso que hoy vuelvo, para apoyarme y apoyarlos... también para apoyarme de ustedes.

Así que, creo que lo más sincero será conectarme con ustedes de nuevo, que me conozcan como realmente soy, que se enteren de los pormenores de algunos misterios detrás de Dr. Phyloel.

Espera en el Próximo Post: La Historia de Dr. Phyloel.

Un afectuoso saludo a todos mis lectores y recuerda:

Si estás comprometido con tu crecimiento personal: cuéntas conmigo.