miércoles, 6 de febrero de 2008

El Verdadero Sentido del Cortejo (Sargueo) y del trabajo de Dr. Phyloel.




Queridos Héroes de la Seducción. La mayoría de los lectores de este blog están familiarizados con el término Sargueo o Saeguear. Para los que no están relacionados con él; éste es un término acuñado por uno de los maestros de la seducción anglosajona llamado Ross Jeffries. Este término está relacionado con la actividad conocida como Pick Up en inglés, ligue o levante en español (seguramente la riqueza latinoamericana nos dará muchos más sinónimos coloridos e interesantes).

Salir a ligar o de levante, es una actividad bastante antigua que responde a nuestros rastros genéticos como mamíferos; no es otra cosa que lo que técnicamente se llama CORTEJO. Acción por medio de la cual, esencialmente los mamíferos (aunque otros grupos de animales también), SELECCIONAN Y ATRAEN, especímenes del sexo opuesto para alcanzar intimidad. El ligue es un rito que se hace con el objetivo específico de la reproducción para garantizar la subsistencia de la especie. Reproducción y Supervivencia, los dos objetivos principales de la evolución y los dos motores del cortejo.

Ahora bien, como la mayoría de nosotros sabemos, el ser humano tiene la capacidad de sentir placer y eso hace que la actividad del cortejo le adhiera un objetivo más a la reproducción y la supervivencia: EL PLACER. Además de ello, resulta que el ser humano es, además, social, así que el placer se ramifica en: placer sexual, aprobación, reconocimiento, popularidad, capacidad para atraer atención de otros…etc.; la lista puede llegar mucho más lejos.

Estas ramificaciones han creado una interesante dinámica que tiene muchos matices: el cortejo intensivo. El pensamiento general es que para ser un verdadero seductor debes salir de ligue constantemente, en todas partes, en todos los lugares, aprovechar cada oportunidad que se te de para interactuar con una persona del sexo opuesto y lograr de ella un beso, sexo ocasional o medio para contactarla. Algunos (una gran mayoría) piensan que este es el único medio por el cual una persona alcanza un NIVEL MAXIMO en las artes de la seducción. Es en este punto del tema en el que la polémica arranca.

Mi punto de vista personal y profesional es que no existe una necesidad de que te vuelvas una máquina recolectora de teléfonos, un visitante acérrimo de las camas femeninas (o masculinas) o que llenes tu pared con una línea por cada persona con la que te has besado. El éxito en la seducción no debe ser medido por la cantidad de mujeres u hombres con que alcanzas a intimar sino en la calidad de las relaciones.

En las últimas semanas me han llegado consultas de hombres jóvenes (y no tan jóvenes) que me preguntan sobre cómo alcanzar una relación de pareja estable. Lo curioso de estos hombres jóvenes (y no tan jóvenes) es que, en su mayoría, son lectores asiduos de toda la literatura que existe en el mercado sobre estrategias de seducción y que refuerzan la idea de que el sargueo constante es la clave del éxito en el mundo de la seducción. Esta creencia los convirtió en verdaderas máquinas de cortejo, con gran capacidad de persuasión y creación de conexiones sexuales; sin embargo, esta dinámica creó una reputación inevitable: ESE HOMBRE NUNCA SE COMPROMETERÁ. Y es una persona que, con el tiempo, deja de ser tomada en serio. Esa es la razón por la cual llegan a mí preguntándome cómo hacer para conseguir pareja.

Es cierto que la práctica es uno de los pilares fundamentales del aprendizaje de cualquier cosa que estemos interesados mejorar. Sin embargo, en este caso, la practica constante tiene un efecto ético en las personas con las que interactuamos y un efecto psicológico en todo el sistema en el que nos relacionamos.

El punto clave de este post no es decirte que dejes de practicar, sino que enfoques realmente tus acercamientos y tus cortejos. ¿Para qué aprendes lo que estás aprendiendo? ¿Para qué aprendes a crear empatía, a manejar tu lenguaje no verbal, a controlar tus emociones? ¿Acaso para tener sexo todas las noches, para besar a una chica o un chico diferente cada fin de semana? ¿O acaso buscar mejorar tus relaciones intepersonales en todos los ámbitos de tu vida? ¿O quizá buscar relaciones estables de las cuales aprender y crecer como persona al mismo tiempo que la otra persona crece?

Las opciones son muchas, la idea es que las definas y tengas en cuenta el efecto de tus acciones en los demás, tu reputación debe ser creada en favor tuyo debes convertirte en una muy buena opción elegible y no en una opción más de un corto tiempo.

Por último, si quieres salir todas las noches a practicar las técnicas que aprendes y los conocimientos que adquieres, síguelo haciendo, pero mi punto de vista es que no es absolutamente necesario para llegar a maximizar tus relaciones interpersonales.

Un saludo Queridos Héroes y Heroínas de la Seducción.

2 comentarios:

Ricardo dijo...

Hola dr Phyloel, el tema me parece interesante pero yo lo llevaría un poco más allá. Es cierto que cuando las personas adquieren este hábito de ser seductores casi que por deporte difícilmente se compromenten, pero también se que por motivos de adaptación en su gran mayoría esas mismas personas terminan tarde que temprano en relaciones estables de convicencia y en ese momento ese hábito que siginificó grandes ventajas en su momento y mucho sexo seguramente se convierte en un boomeran que al devolverse golpea muy fuerte y la razón es solo una. Al ser un seductor incansable no caías en la rutina ni la monotonía que son inherentes a las relaciones de convivencia en pareja, por que así uno sea muy creativo el simple hecho de convivir con alguien le impone un sello mental a la relación y es en ese momento donde el golpe del boomeran al regresar te desubica.
Resulta que en ese momento el sexo ya no es igual que antes, no sabes como asumirlo pues difícilmente sientes la misma energía que antes o bien cuando eras un seductor incansable o bien al comenzar tu convivencia y eso te llena de dudas inquietudes tanto a ti como a tu praeja y debido a ello muchas relaciones no funcionan por que no logramos entender la diferencia y todo por que, pues por que nos montamos en el rollo de la seducción comercial es decir en la del placer y aquella seducción asasionada del romanticismo queda solo resevada para los mamertos que al final somos todos pues en el fondo de nuestro ser eso siempre reposa y una prueba de ellos es que a pesar de los libertinos que podamos ser siempre terminams uniéndonos a traves de ritos acompañado de lo que sonsideramos cursilería románticas.
Como vez y muy a pesar de no saber si estoy siendo claro, el asunto es de mayor complejidad y urgencia para la sociedad en general, hoy por hoy comenzamos a analizar los cambios en las relaciones y racionalzamos una serie de asuntos para explicar, que el trabajo, la globalización etc, pero no nos metemos en el tema de la seducción comercial que nos esta llevando a otros lugares en donde las relaciones son igualmente comerciales. Algo que es muy común observar en las parejas modernas es que a raíz de las dudas que hay en sus relaciones deciden darse un tiempo para pensar, en ese tiempo por o regular cada uno sale con más gente y tiene sexo con esas personas, luego de eso por lo regular termina extrañando a su pareja (por diversas razones que merecen otro aparte) y se cree que la razón es por que se aman. Al volver todo es maravilloso, se siente genial y lo mejor es que esa energía de seducción que acrecenta el placer de la intimidad nuevamente está presente, más sin embargo y como efecto espiral llega un momento en que todo está como el principio. Hay algunas parejas que siguen así por mucho tiempo, otras se separan después de muchos ires y venires y otras que se configuran de forma distinta y es ahí donde aparecemos a dar explicaciones sin tener en cuenta que alrededor de eso hay hijos y familias que se ven afectadas.
Por todo esto creo que el rollo es más hondo pero por ahora dejemos ahí, espero sus reacciones, hasta pronto.

Dr. Phyloel dijo...

Excelente Comment Ricardo. Se nota que te tomaste el tiempo de leer el post con cuidado y que pensaste sobre lo que escribí... En realidad, siento que leíste de verdad.

Respecto a lo que dices, es cierto que las parejas corren el riesgo de caer en la monotonía. De hecho, el sarguador o ligador deportivo, también puede caer en la monotonía al sentir que se ha convertido en una simple costumbre poco enriquecedora.

El punto principal del post es que el sargueo no es estrictamente necesario para poder adquirir excelentes habilidades especiales.

Con respecto a la vida en pareja, es importante resaltar que es totalmente posible convivir sin caer en la monotonía. De lo contrario, no me esforzaría en escribir sobre el asunto y en gastar horas en mi practica profesional diaria de trabajo con parejas para lograrlo.

La clave está en aprender las habilidades especiales necesarias para mantener viva la llama. HAY MUCHAS FORMAS DE HACERLO. Y sí, tienes razón, las parejas de nuestra sociedad tienen que aprender a generar espacios adecuados y cambiar su forma de pensar acerca de la vida en pareja: Hoy en día PAREJA es gual a MONOTONIA

UN SALUDO. DR PHYLOEL.