domingo, 16 de marzo de 2008

Separaciones prolongadas al interior de una relación de la pareja estable.




Hola queridos Héroes. Uno de los grandes temas de las estrategias de seducción (SDS) después de la seducción es cuando, por cuestiones de la vida en general, una pareja estable tiene que separarse por periodos prolongadas (de tres meses en adelante, ya que, según los estudios en neuropsicología, el hábito se conforma después de tres meses de repetición constante). Toda relación de pareja ha tenido o tendrá un periodo de separación prolongado. Siempre que esto pasa es una situación que va en pro del beneficio de la pareja o de alguno de los dos. Por eso es importante que una pareja tenga claro qué hacer cuando esto pasa, para poder sobrellevar la separación de manera adecuada.

Hay muchas preguntas que se generan a raíz de éstas separaciones al interior de la pareja: ¿Hay que continuar con la relación o no? ¿Hay que dejar abierto el espacio para otras personas en el tiempo en que la pareja está distanciada? ¿Hay que interrumpir la relación de pareja durante el periodo que dure la separación?

La lista de estas preguntas es muy larga, más si tenemos en cuenta que cada relación de pareja tiene sus particularidades, sus costumbres, sus hábitos y su historia. Incluso, se puede dar el caso que, para el momento de la separación, la pareja ya tenga establecido una especie de código de comportamiento en relación a las separaciones (lo cual sería ideal). Para tratar de abordar la mayoría de las preguntas que rodean el tema, en este post recorreremos el asunto desde las dificultades de la separación, las ventajas de estar separado y los consejos para hacer que la separación no sea un obstáculo de la relación, sino que, al contrario, dicha separación sea una etapa más de crecimiento para la relación.

Antes de entrar en materia en dichos puntos, es importante concentrarse en la primera pregunta:

¿Es mejor terminar la relación o continuar con la misma? En realidad, este post está enfocado en cómo hacer para vivir esa separación partiendo del hecho de que la relación continúa. Sin embargo, es importante tener claro qué el punto más importante a tener en cuenta con respecto a la separación es el tiempo en el que la pareja se encontrará separada y el tiempo que lleva la relación. Una separación demasiado larga tendrá efectos nocivos en la pareja, a menos que se dé la posibilidad de encontrarse intermitentemente durante la separación. Por ejemplo, en una separación de más de tres años con encuentros semestrales abre la posibilidad de que la relación se mantenga establemente con más facilidad que una relación en la que se dificulten los encuentros físicos. De todas formas, las negociaciones que se hagan al respecto serán la base para que la relación se pueda llevar a cabo normalmente. Por otro lado, entre más tiempo lleve la pareja, mayores son las posibilidades de mantener la separación de una manera sana. Los demás puntos para tener en cuenta frente a la decisión de seguir o no son los que vamos a examinar, tener en cuenta las dificultades, las ventajas y los consejos al respecto son la base para saber qué hacer.

Las dificultades.

Ausencia de contacto físico.
El contacto físico es una de las razones por medio de las cuales se genera el vínculo, así que, al existir una ausencia de este, el vínculo se debilita y tiene que ser mantenido por otros medios. En la parte de consejos, encontrarás maneras de mantener el vínculo.


Dificultad en las comunicaciones. Esto no es algo de todos los casos, pero sí es una de las dificultades más frecuentes. Actualmente existen muchas formas de comunicarse con las personas que están en el exterior (chat, correo electrónico, teléfono…). Sin embargo, los costos, por ejemplo de las llamadas telefónicas, así como los horarios, hacen que la comunicación tenga que variar y sea diferente a la comunicación de cuando la pareja está en la misma ciudad. Otra dificultad para las comunicaciones son las diferencias horarias en algunos casos.

Riesgo de infidelidad. Está dificultad es una de las más frecuentes. De hecho, cuando una pareja se va a separar, los amigos en común les hacen preguntas a los integrantes de la pareja como: “¿Y no te da miedo que te los pongan?” o “¿Y decidieron que van a ser fieles o se abrieron el espacio para tener rollos con otras personas?” o “¿Y van a seguir o no van a seguir?”. Una separación abre la puerta para que exista una posible infidelidad ya que el cambio de ambiente y de hábitos, en ocasiones genera una pequeña necesidad de cambiar de pareja. Generalmente, la persona que se ausenta es la que es infiel con más frecuencia que el que se queda. No es gratis que casi todas las historias de infidelidad ocurran en paseos, viajes y separaciones prolongadas (en los consejos miraremos como manejar está dificultad).

Las ventajas.

Generación de espacio individual. Puede decirse que ésta es la otra cara de la moneda de la dificultad que describí como ausencia de contacto físico. Evidentemente, la ausencia de una persona con la que se invierte un porcentaje importante de tiempo de la vida cotidiana, como lo es la pareja, genera la posibilidad de otras actividades. Estas separaciones dan la oportunidad para los dos integrantes de la pareja para reencontrarse con los amigos, conocer gente nueva, adelantar proyectos pendientes y, lo más importante, aprender a valorar y respetar el espacio psicológico y físico individual del otro. Para cuando la separación acabe, la relación tendrá más espacio y la individualidad de cada uno de los integrantes de la pareja será mejor vivida y compartida con el otro.

Autoconocimiento. Cuando un cambio de cotidianidad es tan fuerte, genera gran cantidad de preguntas y reflexiones. Esas reflexiones lo que hacen es generar aprendizajes acerca de nuestras propias emociones. ¿Cuáles son los aprendizajes más frecuentes? Es frecuente que uno empiece a tener noticia de cómo maneja sus emociones frente a la separación, también se aprende a extrañar a la otra persona de manera adecuada, de una manera positiva; otro aprendizaje importante es acerca de cómo se vienen haciendo las priorizaciones (dentro y fuera de la pareja) antes de la separación y cómo se manejarán de ahora en adelante.

Conocimiento de la pareja.
Así es, una separación es también una oportunidad para conocer cuáles son las herramientas que tienen las parejas. Toda situación nueva trae consigo exigencias psicológicas, éstas tienen que ver con la calidad del vínculo, la capacidad para aplazar la consecución de las expectativas al existir ausencia de comunicación y de contacto. La separación dentro de la relación de pareja también otorga herramientas para poder manejar las situaciones nuevas: capacidad para generar acuerdos, respeto por el espacio del otro, conocimiento del manejo de las emociones de tu pareja en relación a una separación o una pérdida temporal. Los aprendizajes son muchos.

Algunos consejos para vivir una separación prolongada sin complicaciones.

Generación de acuerdos. Normalmente, las separaciones de este estilo se conocen con una anticipación, lo cual da mucho tiempo para que la pareja se siente en una tarde a genera acuerdos acerca de cómo manejar la separación. Generación de acuerdos en referencia a la comunicación, al tiempo, a la posible infidelidad, a qué hacer cuando se vuelvan a ver, etc. Le recomiendo a la pareja hacer estos acuerdos por escrito, para que generen un mayor compromiso. Si la pareja ya se encuentra separada, es importante que se generen acuerdos ocasionalmente. La conciliación es la base de la vida en pareja.

Aprovechar el espacio individual. Tanto para la persona que se queda como para la persona que se va, es importante que se aproveche el espacio personal, tanto para crecer personalmente, como para crecer como pareja. He conocido casos de personas (también lo viví en algún momento de una separación que tuve con mi pareja) que empiezan a generar dependencia de el recuerdo o de la ausencia de su pareja ¿qué quiere decir esto? Bien, pues son personas que no aprovechan el tiempo que les queda y lo dedican a lamentarse por la ausencia, a vivir el extrañar a la otra persona como algo negativo. Aprende a…

Extrañar al otro. Muchas veces asociamos el extrañar a alguien como algo negativo. Este sentimiento es normal ya que lo asociamos con la ausencia del otro, con la “falta” del otro. Existe una manera de vivir este sentimiento de manera adecuada: TEN EN CUENTA QUE SI ESTÁS EXTRAÑANDO A ALGUIEN ES PORQUE TIENES A QUIÉN EXTRAÑAR. Gózate el extrañar al otro, gózate esas mariposas en el estómago cuando llamas a esa persona o cuando la encuentras “online” en el Messenger. Gózate el sentimiento de tener alguien a quién extrañar.

Despedida. Para las parejas que en este momento no están separadas, pero que pronto se separarán, es importante despedirse de una manera romántica y que se pueda recordar. Esto generará que un recuerdo positivo de la última vez que se vieron y que ayudará en aquellos momentos en los que la ausencia hace algo de mella en los en las emociones.

Ten en cuenta estas recomendaciones para tomar la decisión que tengas que tomar en esa separación.

Un Saludo Queridos Héroes De la Seducción.

3 comentarios:

Larissa dijo...

Buena entradaa he conseguido superar un mes d alejamiento jaja un besoo!

vitto dijo...

Es dificil, yo he superado 8 meses y voy para 4 mas...

Anónimo dijo...

Genial dispatch and this enter helped me alot in my college assignement. Thanks you for your information.