lunes, 11 de agosto de 2008

Aprendiendo de los Rastros de las Relaciones Pasadas


Una de las preguntas más frecuentes acerca de las relaciones de pareja es lo que tiene que ver con las relaciones pasadas. ¿Qué hago con las relaciones pasadas? ¿Cómo puedo deshacerme de los malos recuerdos y aprovechar los buenos? ¿Por qué terminaron esas relaciones?

En el día de hoy, quiero explicar una forma muy sencilla por medio de la cual puede aprovecharse la experiencia de las relaciones pasadas, aprender de ellas y entender cosas de nuestra propia personalidad y pautas de relación; me refiero al examen de los rastros de las relaciones pasadas.

Raquel es una mujer que acaba de terminar una relación de poco más de dos años de duración. La relación terminó porque su ex pareja conoció a otra persona y decidió terminar. Estábamos trabajando en la sesión para elaborar el duelo que estaba conflictualizado, ya que Raquel llevaba más de seis meses sin poder dormir bien, llorando más de la cuenta, estaba perdiendo peso, etc. Cuando le estaba enseñando uno de los ejercicios empezamos a explorar los rastros de la esa relación y le pregunté por las cartas, regalos y detalles que las personas suelen guardar de sus relaciones pasadas y que ella tenía guardada de esa relación. Ella se sorprendió mucho al notar que, en dos años y medio que había estado con este sujeto, sólo había recibido un par de pequeños detalles: uno por su cumpleaños y otro por el día de amor y amistad. Ella no se había dado cuenta que él no era una persona detallista hasta que examinó ese rastro de esa relación. En ese momento entendió la razón por la que ella no se sentía querida, que él no estaba tan cerca como ella creía. Su expresión facial cambió; su semblante, como por arte de magia, mejoró muchísimo, pues entendió una de las razones por las que esa relación estaba condenada al fracaso: él era un hombre que no le dedicaba tiempo y afecto, mientras ella era eso lo que estaba esperando. Esta diferencia entre las dos personalidades que ellos no conocían, hizo que poco a poco el vínculo muriera.

Seguimos examinando los rastros de la relación a lo largo de la sesión y Raquel entendió que su relación se venía deteriorando desde hace tiempo. Esto le dio muchas pistas sobre sus errores y sobre los errores de su ex – pareja y ahora tiene más herramientas para seguir su vida emocional, solo que ahora está cargada de aprendizajes al respecto.

Este caso, y muchos otros que me he encontrado, me han enseñado que cada relación que has tenido a lo largo de tu vida (tanto buena como mala, de pareja o no) tiene algo que enseñarte sobre ti y la forma en que generas vínculos.

Seguramente al leer esto te preguntas cómo examinar los rastros de las relaciones pasadas. Sigue estos pasos:

Busca primero todos los recuerdos físicos que existan de esa relación: regalos, cartas, correos electrónicos, fotos, etc. Trata de encontrar en esos recuerdos los indicios de cómo iba la relación en esos momentos.

Haz una lista de recuerdos emocionales (formas de ser, eventos, canciones, lo que se te ocurra). Para este ejercicio toma una hoja de papel, sepárala en dos lados. En el lado izquierdo escribe los recuerdos emocionales negativos, es decir, esas cosas de tu pareja anterior que quieres olvidar. En el lado derecho, escribe los recuerdos positivos que tienes de tu relación. En estos recuerdos también trata de encontrar esas cosas que daban indicios de cómo iba la relación.

El fin de esto es que identifiques en los rastros de la relación cómo era en realidad tu relación pasada. Verás cómo en tu próxima relación o en tu relación actual (si ya empezaste una nueva) empezarás a tener más claridad y detectarás a tiempo las cosas que pueden afectar tu relación, así como aquellas cosas que también te gustan y disfrutas de las relaciones de pareja.

Es un placer estar de vuelta. En esta segunda etapa de Héroes de la seducción, usaré más ejemplos de este estilo, traeré nuevos ejercicios y nuevas técnicas para ir mejorando nuestro campo de acción emocional.

Agradezco a aquellos que me han seguido leyendo a pesar de mi ausencia y a los lectores nuevos: bienvenidos HEROES DE LA SEDUCCIÓN.
¡Buscando el Héroe Interior!

3 comentarios:

Ricardo dijo...

Doc, q buen "home coming" ya estaba ansioso de ver lo nuevo q tenía.

Me gustó este tema, x q desde mi modo de ver las cosas, aveces las personas no ven las cosas como son y se sumergen en un mar de falsas ilusiones.

Espero q escriba más seguidito.

Ricardo

Darío dijo...

Buen consejo!

Anónimo dijo...

se podria utilizar un anclaje inverso, cambiando la asociacion entres estimulos y respuestas, PARECE QUE LAS RELACIONES SON CONDICIONES, el pasado y el futuro, el apendizaje.

mi querido doctor tocara seguir hablandonos y tocar el tema entre infidelidad, envidia y narcisismo.